Eccemas: Qué son y cómo tratarlos con productos naturales.

¿Qué son los eccemas?

 

Eccemas

Eccemas

 

Los eccemas son un conjunto de afecciones dermatológicas que se caracterizan por un enrojecimiento de la zona afectada, picores e inflamación. También se le conoce como dermatitis o eczema.

Sois muchos los que nos preguntáis en tienda qué productos podríais utilizar para esas erupciones o eccemas tan molestos. Que aparecen y desaparecen (o no..). Ocasionan picores y estéticamente no son agradables.

Como siempre, os recomendamos acudir al especialista: dermatólogo, alergólogo.. Y muchas veces nos comentáis que ya habéis ido, os han mandado productos que no os han servido o corticosteroides que no han acabado por resolver el problema.

Tenemos que deciros que el problema no es fácil de resolver y menos si no tenemos datos o no los sabemos interpretar. De todos modos, al final del artículo, os vamos a dar una receta recomendada por un cosmetólogo y perfumista especializado en aromaterapia: Joan Cano, autor de múltiples libros y que imparte cursos en todo el mundo.

 

Lesiones.

 

Las lesiones de eccema se caracterizan por la combinación de enrojecimiento (eritema), lesiones sobreelevadas (pápulas) y ocasionalmente la aparición de vesículas o bien escamas, según el tiempo de evolución de las lesiones.

Si nos encontramos frente a una lesión aguda (que hace pocos días que ha aparecido) veremos que la piel está muy enrojecida, caliente, con  formación de vesículas de líquido transparente que, a menudo, se rompen y ocasionan la formación de costras superficiales.

Si las lesiones perduran en el tiempo, veremos que la piel afectada cada vez es más seca, engrosada y con producción de escamas.

Tipos de eccemas.

 

Eccema o dermatitis atópica: Está caracterizada por la aparición de lesiones de eccema (manchas rojas), que ocasionan mucho picor, en localizaciones especiales en la cara anterior de brazos, cara interna de piernas, etc. Se observa a menudo en la infancia (dermatitis del pañal). Se le denomina atópica porque hay una predisposición genética a desarrollar enfermedades de tipo alérgico, y por afectar a personas con la piel muy seca.

Eccema discoide o numular: Las áreas afectadas tienen forma oval o redondeada y se distribuyen principalmente por brazos y piernas. Puede acompañarse de sequedad generalizada.

Eccema dishidrótico.

Eccema dishidrótico: Es un eccema típico de la gente joven y puede tener empeoramientos estacionales. Afecta a las palmas de las manos, los dedos (sobretodo la parte lateral) y las plantas de los pies, y se ha relacionado con una sudoración excesiva en estas zonas. Pueden producirse pequeñas vesículas llenas de un líquido transparente, que ocasionan un intenso picor. En ocasiones, estas ampollas pueden ser grandes y tensas.

Eccema irritativo: Es muy frecuente entre las personas que trabajan en contacto con productos de limpieza. Se produce como consecuencia de lavados demasiado frecuentes y por el contacto con productos agresivos que pueden irritar la piel (jabones, lejías).

Eccema seborreico: Existe una forma infantil y otra que afecta a adultos. En los niños acostumbra a desarrollarse durante los tres primeros meses de vida. Suele afectar el cuero cabelludo (costra láctea) y la zona del pañal. En el adulto, las lesiones se distribuyen principalmente en la cara (zona entre las cejas y surcos nasogenianos), orejas y cuero cabelludo. También pueden afectar a la espalda, el escote, las axilas y las ingles. Este eccema produce unas escamas blanquecinas-amarillentas oleosas sobre un área enrojecida (en el cuero cabelludo se conocen vulgarmente como “caspa”). 

Eccema seborreico.

Eccema alérgico de contacto: Aparece cuando el paciente desarrolla una alergia a algún producto  con el que ha estado en contacto. En ocasiones pueden requerirse muchos contactos previos (meses o años de contacto con un producto) antes de desarrollar la respuesta alérgica. Los productos pueden ser variadísimos (perfumes, jabones, productos de limpieza, ropa, pinturas, gomas, esmalte, maquillajes, medicamentos que se aplican sobre de la piel, conservantes).

 

Tratamiento.

 

Como medidas generales, podríamos aconsejaros algunas recomendaciones:

  • Evitar los lavados excesivos.
  • Utiliza productos específicos para la higiene (sin detergentes).
  • Mantener la piel bien hidratada.
  • Evitar el contacto con productos irritantes.

Tratamientos tópicos: Se basan en el uso de los corticosteroides tópicos durante un periodo limitado de tiempo. Según la zona y el tipo de eccema, tu dermatólogo te recomendará un tipo de corticosteroide. Irá acompañado del excipiente más adecuado (crema, pomada, solución).

Tratamiento sistémico: Los corticosteroides orales se reservan para aquellos casos graves y siempre durante periodos cortos de tiempo. En la dermatitis atópica o en eccemas sobreinfectados, los antibióticos orales pueden ser efectivos como tratamiento coadyuvante. En casos excepcionales que no respondan a los tratamientos anteriores, pueden utilizarse otros tratamientos como la fototerapia.

 

Remedio natural contra los eccemas.

 

Siempre aconsejamos hacer caso al especialista. Pero también acosnsejamos utilizar productos naturales, que están capacitados para resolver vuestros problemas dérmicos.

Joan Cano, en su colección “Cuadernos de aromaterapia”, nos da un remedio totalmente recomendable. Tomad nota..

El poder regenerante del árbol del té y la rosa mosqueta se juntan con el poder nutritivo de las almendras dulces. La acción desinfectante y calmante la proporciona la lavanda. Éxito garantizado.

 

Esperamos que os sea de ayuda. Intentamos que no se alarguen mucho los temas pero la dermatitis atópica necesitaría una entrada para ella sola.

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí y para todo lo demás… ¡Nos olemos en Caléndula!

 

Para realizar esta entrada nos hemos ayudado de www.dermatologia.cat y de Cuadernos de Aromaterapia, de Joan Cano.