Hablemos de las estrías.

 

¿Podemos eliminar las estrías?

Decir que las estrías son “marcas de guerra” puede ser un buen consuelo, pero podemos librar la misma “guerra” sin dejar tanta cicatriz. A continuación os vamos a contar qué son, los diferentes tipos de estrías, por qué se producen y cómo podemos evitarlas. ¿Eliminarlas? Si prevenimos antes y actuamos después es posible eliminarlas o hacerlas casi inapreciables.

¿Qué son las estrías?

Las estrías se producen en momentos puntuales de la vida de las personas, como en la pubertad, el embarazo, o los cambios bruscos de peso. Hay épocas y etapas en las que tienden a aparecer más y su causa se debe a la falta de elasticidad, hidratación y nutrición de la piel, que hacen que ésta no cumpla los requisitos mínimos para adaptarse a dichos cambios. Se forman debido a la rotura y retracción de las fibras elásticas en la dermis. Una vez estos pequeños desgarros y roturas de las fibras aparecen en la piel, es muy complicado deshacerse de ellas. 

Tipos de estrías.

Como ya hemos dicho antes, las estrías son roturas de las fibras de colágeno, elastina y reticulina.  Suelen aparecer en el vientre, caderas, glúteos, senos y los muslos, ya que todas estas zonas están sometidas a mayor presión.
Dependiendo de las causas, podríamos clasificarlas de la siguiente manera:

– Pubertad: debidas a cambios hormonales en la pubertad, ligados a cambios corporales o “estirones” que sufre el cuerpo y que provocan este tipo de estrías.

– Distensión: van asociadas al cambio brusco de peso, ya sea de aumento o pérdida del mismo.

Estrías atróficas

– Atróficas: causadas por el estiramiento y rotura de las fibras debido al aumento de masa muscular o de los movimientos forzados de los deportistas.

– Gravidez: se originan generalmente durante el embarazo, aunque también pueden aparecen en algunos casos de diabetes.

Hay otros casos no tan usuales que pueden provocar la aparición de estrías, como pueden ser por la enfermedad de Cushing o por la aplicación continuada de cremas con corticosteroides.

 

Fases de la estría.

La estría tiene dos fases: la rojiza, que es la más reciente, y la nacarada (o ya cicatriz) que sería el estado final de la rojiza. En este caso es más complicado su tratamiento, ya que carece de circulación sanguínea y, por lo tanto, hay ausencia completa de fibroblastos. Es una rotura interna de la piel y lo único que podemos hacer es disimularlas y que se vean menos. 

Productos antiestrías más adecuados.

Y hablamos de productos, dejando de lado otros tipos de tratamientos mecánicos, como pueden ser la Carboxiterapia, el Resurfacing químico, o la bio estimulación sin agujas, entre otros muchos tratamientos. De esto es mejor tratar e informarse en primera persona con verdaderos especialistas.

A la hora de decidir entre crema o aceite, interviene la preferencia o comodidad de cada uno. Puede parecer más práctico el uso de la crema, por su formato o el nivel de absorción rápida, pero un buen aceite puede tener los mismos resultados, e incluso mejores. Esto es debido a la combinación específica de aquellos aceites naturales que son los más adecuados para el tratamiento de nuestras estrías, sin perderse en conservantes sintéticos u otro tipo de ingrediente que no sea estrictamente necesario. 

aceite de masaje antiestrías

Lo puedes encontrar en nuestra web.

En Caléndula optamos por el Aceite Antiestrías, una perfecta combinación de Aceite de Almendras dulces y aceites esenciales de lavanda silvestre, limón y geranio.

Otra buena opción sería la manteca de karité, el aceite de ricino o el de almendras dulces.

 

Los retinoides no se recomiendan en embarazadas.

¿Cómo aplicamos el producto antiestrías?

Es indiferente que sea aceite o crema, nosotros recomendamos hacer una exfoliación previa a la aplicación del producto para eliminar la capa córnea de queratina y así activar al máximo la micro circulación con la aplicación del tratamiento. 

Una vez exfoliada la zona, comenzamos a trabajar de abajo hacia arriba, siempre yendo hacia el corazón. Por lo tanto, al comenzar por la parte superior de las piernas, debemos hacer el masaje desde la rodilla hacia los muslos, amasando la piel. Los movimientos deben ser largos y lentos. En el estómago el masaje debe ser circular y suave alrededor del ombligo. Muy similar al masaje anticelulítico que os detallamos en otra ocasión aquí.

Por último, siempre os recomendamos prevenir, hidratar y nutrir las zonas que pueden ser más sensibles de padecer estrías y recurrir a productos de calidad, aunque sean algo más caros, nos evitará muchos disgustos.

Esperamos que os sea de ayuda y como siempre…¡Nos olemos en Caléndula!

Nos hemos apoyado en testimonios de la Dra. Natalia Ribé, directora médica de la Unidad de Medicina Estética, Nutrición y Andrología del Institut Dra. Natalia Ribé, y de la Dra. Núria Escoda, directora del centro de medicina estética Dra. Escoda, publicados en lavanguardia.com.