Publicado el

Hablemos de las estrías.

 

¿Podemos eliminar las estrías?

Decir que las estrías son “marcas de guerra” puede ser un buen consuelo, pero podemos librar la misma “guerra” sin dejar tanta cicatriz. A continuación os vamos a contar qué son, los diferentes tipos de estrías, por qué se producen y cómo podemos evitarlas. ¿Eliminarlas? Si prevenimos antes y actuamos después es posible eliminarlas o hacerlas casi inapreciables.

¿Qué son las estrías?

Las estrías se producen en momentos puntuales de la vida de las personas, como en la pubertad, el embarazo, o los cambios bruscos de peso. Hay épocas y etapas en las que tienden a aparecer más y su causa se debe a la falta de elasticidad, hidratación y nutrición de la piel, que hacen que ésta no cumpla los requisitos mínimos para adaptarse a dichos cambios. Se forman debido a la rotura y retracción de las fibras elásticas en la dermis. Una vez estos pequeños desgarros y roturas de las fibras aparecen en la piel, es muy complicado deshacerse de ellas. 

Tipos de estrías.

Como ya hemos dicho antes, las estrías son roturas de las fibras de colágeno, elastina y reticulina.  Suelen aparecer en el vientre, caderas, glúteos, senos y los muslos, ya que todas estas zonas están sometidas a mayor presión.
Dependiendo de las causas, podríamos clasificarlas de la siguiente manera:

– Pubertad: debidas a cambios hormonales en la pubertad, ligados a cambios corporales o “estirones” que sufre el cuerpo y que provocan este tipo de estrías.

– Distensión: van asociadas al cambio brusco de peso, ya sea de aumento o pérdida del mismo.

Estrías atróficas

– Atróficas: causadas por el estiramiento y rotura de las fibras debido al aumento de masa muscular o de los movimientos forzados de los deportistas.

– Gravidez: se originan generalmente durante el embarazo, aunque también pueden aparecen en algunos casos de diabetes.

Hay otros casos no tan usuales que pueden provocar la aparición de estrías, como pueden ser por la enfermedad de Cushing o por la aplicación continuada de cremas con corticosteroides.

 

Fases de la estría.

La estría tiene dos fases: la rojiza, que es la más reciente, y la nacarada (o ya cicatriz) que sería el estado final de la rojiza. En este caso es más complicado su tratamiento, ya que carece de circulación sanguínea y, por lo tanto, hay ausencia completa de fibroblastos. Es una rotura interna de la piel y lo único que podemos hacer es disimularlas y que se vean menos. 

Productos antiestrías más adecuados.

Y hablamos de productos, dejando de lado otros tipos de tratamientos mecánicos, como pueden ser la Carboxiterapia, el Resurfacing químico, o la bio estimulación sin agujas, entre otros muchos tratamientos. De esto es mejor tratar e informarse en primera persona con verdaderos especialistas.

A la hora de decidir entre crema o aceite, interviene la preferencia o comodidad de cada uno. Puede parecer más práctico el uso de la crema, por su formato o el nivel de absorción rápida, pero un buen aceite puede tener los mismos resultados, e incluso mejores. Esto es debido a la combinación específica de aquellos aceites naturales que son los más adecuados para el tratamiento de nuestras estrías, sin perderse en conservantes sintéticos u otro tipo de ingrediente que no sea estrictamente necesario. 

aceite de masaje antiestrías
Lo puedes encontrar en nuestra web.

En Caléndula optamos por el Aceite Antiestrías, una perfecta combinación de Aceite de Almendras dulces y aceites esenciales de lavanda silvestre, limón y geranio.

Otra buena opción sería la manteca de karité, el aceite de ricino o el de almendras dulces.

 

Los retinoides no se recomiendan en embarazadas.

¿Cómo aplicamos el producto antiestrías?

Es indiferente que sea aceite o crema, nosotros recomendamos hacer una exfoliación previa a la aplicación del producto para eliminar la capa córnea de queratina y así activar al máximo la micro circulación con la aplicación del tratamiento. 

Una vez exfoliada la zona, comenzamos a trabajar de abajo hacia arriba, siempre yendo hacia el corazón. Por lo tanto, al comenzar por la parte superior de las piernas, debemos hacer el masaje desde la rodilla hacia los muslos, amasando la piel. Los movimientos deben ser largos y lentos. En el estómago el masaje debe ser circular y suave alrededor del ombligo. Muy similar al masaje anticelulítico que os detallamos en otra ocasión aquí.

Por último, siempre os recomendamos prevenir, hidratar y nutrir las zonas que pueden ser más sensibles de padecer estrías y recurrir a productos de calidad, aunque sean algo más caros, nos evitará muchos disgustos.

Esperamos que os sea de ayuda y como siempre…¡Nos olemos en Caléndula!

Nos hemos apoyado en testimonios de la Dra. Natalia Ribé, directora médica de la Unidad de Medicina Estética, Nutrición y Andrología del Institut Dra. Natalia Ribé, y de la Dra. Núria Escoda, directora del centro de medicina estética Dra. Escoda, publicados en lavanguardia.com.
Publicado el

Lo que debes saber antes de exponerte al Sol.

Trata al Sol como aliado y no como enemigo.

La exposición al Sol
La exposición al Sol debes hacerla de un modo responsable.

Para que el Sol no se convierta en el enemigo, vamos a dar respuesta a algunas dudas referente a cremas, exposición correcta y prevenciones importantes. Al final del artículo os diremos qué tipo de personas deben estar más alerta con la exposición solar y realizar revisiones cutáneas.

La primera recomendación, y la más sensata, sería que no abuses del Sol, pero eso sería mucho pedir. Debes ser consciente del daño que puede hacer la radiación solar a tu organismo y actuar en consecuencia. Lucir moreno y las prisas no son buenos compañeros de viaje, así que sé responsable con tu cuerpo y evita males mayores que pueden llegar a largo plazo.

Evita las horas centrales del día para no sufrir la máxima irradiación que tiene lugar entre las 12h y las 16h, ya que los rayos son más perpendiculares y penetran más en la piel, dañándola.

Debes aplicar fotoprotector por lo menos 30 minutos antes de salir de casa y renovarlo cada dos horas y después de cada baño o ejercicio físico intenso. Utiliza la cantidad adecuada: un adulto requiere cuatro cucharadas soperas (35 gr.) para protegerse todo el cuerpo. Un dedo de producto para cara y cuello.
No olvides algunas zonas que con frecuencia sufren quemaduras por descuido al aplicarse la crema solar: el dorso de los pies, los pabellones auriculares, la espalda, el cuero cabelludo y las áreas próximas a la ropa de baño.

Fíjate en la fecha de caducidad de las cremas solares. Una vez abierto el envase, el producto se oxida y el filtro va perdiendo eficacia, de manera que sobrepasada la fecha de caducidad es probable que la protección no sea tan eficaz. Si se observa que los ingredientes están ‘separados’ (aceite por un lado y agua por otro), compactados o cuarteados desecha el producto. No recomendamos utilizar cremas solares de años anteriores.

-Utiliza el factor de protección solar adecuado a tu tipo de piel (fototipo), a la intensidad del bronceado actual y la cantidad de la radiación solar. Elegir un fotoprotector solar de amplio espectro que proteja frente a los rayos UVA y UVB con un factor de protección solar superior a 15. Es especialmente recomendable utilizar un factor de protección elevado (≥50) en personas pelirrojas o rubias, tanto al inicio del verano, como en localizaciones próximas al ecuador.

Quemadura de primer grado.

– Evita las prisas por broncearte. La exposición solar debe ser progresiva. Es importante extremar la prudencia al inicio del verano limitando las exposiciones cuando aún se está “blanco” para prevenir eventuales quemaduras.

-Evita el exceso de insolación que padecen las áreas más expuestas (como el cuero cabelludo) con sombreros, gorros con visera, y también las áreas más susceptibles (como los ojos) con unas gafas de sol homologadas.

 

-Los niños deben protegerse especialmente del Sol ya que su piel es más sensible a las quemaduras. Existen en el mercado cremas solares para niños que son más resistentes al agua y a la fricción y minimizan los riesgos de irritación y alergia. También existen en el mercado marcas que ofrecen ropa de baño con protección solar. Los bebés menores de 6 meses no deben exponerse en absoluto al Sol. Los episodios de quemadura solar en infancia han sido propuestos como un factor de riesgo independiente para el desarrollo de melanoma en la vida adulta.

-Bebe mucha agua para compensar las pérdidas que tienen lugar por la transpiración. Las temperaturas altas, la piscina y el mar hacen que la piel se reseque más de lo normal. Los niños y los ancianos son los más susceptibles a la deshidratación. Evita el ejercicio intenso en días calurosos y húmedos.

Pueden parecer recomendaciones muy semejantes a las que os dimos anteriormente con la llegada de los primeros rayos de Sol, pero el “Astro Rey” y sus consecuencias son las mismas y ahora os las hemos ampliado.

Melanoma
Revisa la aparición y evolución de lunares y manchas.

Y por último, recomendaros una revisión periódica de nevus (lunares) y/o manchas sospechosas a las personas que:

-tengan piel clara o sufran quemaduras con facilidad.
-tengan historia de quemaduras solares en su infancia.
-pasen mucha horas al sol.
-se expongan al sol de forma intensa en cortos periodos de tiempo.
-utilicen o han utilizado cabinas de bronceado.
-tengan más de 50 lunares.
-tengan una historia familiar de cáncer de piel o melanomas.
-tengan más de 50 años.
-tengan un trasplante de órganos.

Esperamos que estas recomendaciones sirvan para que disfrutes de un espléndido verano, porque todo es bueno si no se abusa en exceso.                                                            

Recibe un fuerte abrazo del equipo de Caléndula.

(Esta información está basada en una entrevista para lavanguardia.com del Dr. Tufet, médico estético con sede en Barcelona.)
Publicado el

Aceite de Almendras Dulces.

Aceite de Almendras Dulces.

almendras-dulces

Si hay un aceite imprescindible en Cosmética, ese sería el Aceite de Almendras Dulces, utilizado como aceite base para realizar masajes o en estado puro sobre nuestro rostro, cabello, manos o cuerpo.

A rasgos generales os diremos que este aceite posee un alto contenido en vitaminas A y E, proteínas y ácidos grasos, resultando un aceite muy nutritivo y apto para todo tipo de piel, especialmente para las más sensibles y secas. A continuación os vamos a enumerar algunas de sus propiedades.

-Proporciona elasticidad a la piel, dejándola hidratada, nutrida y suave.

-Es muy utilizado en el tratamiento de masajes por sus propiedades emolientes y anti-inflamatorias, y por su capacidad para suavizar la piel sin obstruir los poros.

-Lubrica y protege la piel desgastada o escamosa, y es muy adecuado para problemas de irritación y alergia ya que produce efectos calmantes.

-Previene y repara estrías y arrugas, y es óptimo para aplicar en pieles muy sensibles como la de los bebés.

-Aplicado en el cabello seco y quebradizo, produce efectos reconstituyentes.

(Del uso interno de este aceite no os vamos a hablar, es mejor que consultéis a un especialista).

Cuando os hablamos de las propiedades de algunos productos naturales o aceites, os daréis cuenta que casi todos se utilizan para lo mismo: hidratar, nutrir, pieles secas, dermatitis. Os estamos hablando de aceites con ácidos grasos que aportan nutrición y os van a dar solución a todos los problemas cutáneos que tengan que ver con pieles secas, es igual que sea Argán, Rosa Mosqueta o Aceite de Girasol. Cualquier aceite os va a aportar nutrición a vuestra piel pero para según qué casos, algunos son más específicos que otros y la última palabra la tiene el resultado que os de a vosotros.

Nosotros encontramos mucha similitud entre el Aceite de Almendras Dulces y el Aceite de Caléndula: los dos son para pieles sensibles y delicadas, son anti-inflamatorios, emolientes y muy nutritivos. Pero cuando nos preguntáis en tienda o por mensaje cuál os recomendaríamos, os explicamos que el Aceite de Caléndula tiene una cualidad que no tiene el de Almendras Dulces: es cicatrizante, y para los casos donde hay pequeñas heridas o rozaduras, del pañal por ejemplo, recomendaríamos el de Caléndula.

aceite-vegetal-de-almendras
Lo puedes encontrar en nuestra web

Después de este pequeño inciso, os vamos a desgranar las razones por las que es tan utilizado este estupendo aceite.

Masajes: Es un aceite muy utilizado en sesiones de masaje como aceite base (mezclado con aceites esenciales) ya que por su suavidad ayuda a que las manos del masajista toque la piel sin que el paciente sienta fricción. y por su consistencia o textura puede ser aplicado directamente sobre la piel, sin obstruir los poros.

Personas mayores: El aceite de Almendras Dulces actúa como regenerador de la piel, devolviéndoles la tersura perdida debido a su acción antioxidante.  Con los años, las personas mayores pierden elasticidad y humedad en la piel de sus manos. 

Cuidados del bebé: La delicada piel del bebé, muchas veces sufre irritaciones por el roce de las prendas de vestir, alergias a productos, alergia a su propio sudor, descamaciones por sequedad, escoceduras por la orina (sobre todo cuando sale algún diente). El Aceite de Almendras Dulces (si es 100% natural) es ideal para la tierna piel del bebé. Es un aceite fino, regenerador y nutriente. Puede aplicarse directamente por todo su cuerpo dándole un masaje y después retirar el sobrante con una toalla húmeda, o aplicarla antes de secarle junto mezclándolo con el agua y antes de secarle. Cuando hay escoceduras, rojeces, granitos, nosotros recomendamos el Aceite de Caléndula. pero para gustos…

Embarazadas: Previene las estrías en el vientre, pechos y muslos. Es un aceite que junto con el Aceite de Argán, producen los mejores resultados en el caso de las estrías. Aplicarlo después del baño, sobre la piel húmeda y después secar. Se puede incidir después del secado, haciendo masajes en círculo en esas zonas dónde es más fácil que se estríe. Para las estrías que ya se han formado, es mejor el Aceite de Argán puro o nuestro Aceite Anti-estrías.

Cuidado del cabello: El aceite de Almendras Dulces es ideal para el tratamiento del cabello seco y opaco. Se debe aplicar el aceite frotando en círculos haciendo un pequeño masaje y después lo extendemos mechón por mechón. Cubriremos con un gorro de plástico, o celofán de cocina y lo dejamos actuar durante unas horas. Lavamos el cabello con champú y acondicionador. Si preferís, podéis aplicarlo para las puntas abiertas o a partir de media melena hacia abajo.

Evitaremos aplicar el aceite directamente en el cuero cabelludo, ya que podríamos alterar su pH y recomendamos su uso para cabellos castigados, quemados, escamados o quebradizos, que le aportarán brillo y suavidad.

Y estos son algunos de los usos y propiedades que os destacamos de este estupendo aceite natural, del que podríamos estar hablando largo y tendido. Nos quedamos con la sensación de haberos sido de ayuda. 

Un abrazo a todos y… ¡Nos olemos en Caléndula!

Fuentes: Wikipedia, lineaysalud.com