Publicado el Deja un comentario

Alcohol en cosmética natural, tipos y usos.

 

¿Qué es un alcohol?

alcohol-en-cosmetica-natural

El alcohol es un compuesto utilizado en la industria cosmética por sus cualidades conservantes, disolventes, emulsionantes y emolientes. Pueden ser de origen natural o provenientes de síntesis, tanto de derivados de petroleo como de otros aceites vegetales. Sigue leyendo Alcohol en cosmética natural, tipos y usos.

Publicado el Deja un comentario

Las Equivalencias de perfume no son falsificaciones.

Equivalencias, la marca blanca del perfume.

equivalencias
Equivalencias de perfume

 

Las equivalencias de perfume son la marca blanca del original, respetando su composición. Son creaciones propias que pretenden recordar las fragancias de determinados perfumes.

Para los que sois usuarios de cualquier producto de marca blanca, sabréis que estáis consumiendo productos totalmente controlados sanitariamente. Detrás de un yogur (por poner un ejemplo) hay una empresa que los fabrica y pasa los controles pertinentes. Y nadie habla del yogur falso.

Nosotros nos dedicamos a comercializar equivalencias de perfume y, a diario, entran por la puerta clientes/amigos preguntando si “tienes el perfume que recuerda…”, o “la equivalencia que se parece a…”

Afortunadamente va desapareciendo la palabra “falsificación” o “tengo la falsa”.

Os hemos acostumbrado a utilizar la palabra equivalencia, aunque “imitación” aún se suele usar. Y como la semántica admite muchas derivadas, estamos más cerca de ser una imitación a ser una falsificación. Más que nada porque si trabajáramos con falsificaciones estaríamos cometiendo un delito. Y a fecha de hoy llevamos casi 4 años trabajando en lo mismo.

Os preguntaréis por qué hablamos de algo que, poco a poco, se va normalizando. Pues por esas campañas en fechas “nada sospechosas” que aparecen criminalizando según que productos. Siempre en beneficio de otras marcas, pero es pura casualidad…

Aprovechando que el Pisuerga pasa por…

Y decimos todo esto porque ya es mucha casualidad, que antes de la campaña navideña, o en mitad de ella, salgan estudios en contra de las falsificaciones de perfumes. Y lo fácil que es confundir a los consumidores entre falsificación, imitación y equivalencia. de ahí la pequeña explicación del principio.

Estamos totalmente en contra de cualquier producto falsificado que quieran pretender vender como si fuera original.

Que quede claro nuestra postura. Y para que no quede ninguna duda, nos haremos eco del estudio realizado por la Asociación de Perfumería y Cosmética (Stanpa). A la que igual pertenece nuestro laboratorio de confianza (lo desconocemos). Pero tampoco es obligatorio estar afiliado para poder existir como empresa cosmética.

En este estudio, Stanpa ha analizado los ingredientes de un producto original y su falsificación. De donde sacamos la información no aparece qué tipo de producto es, si un perfume, una crema o una barra de labios. Vamos a imaginarnos que sea un perfume.

En el original su composición puede llegar a 80 componentes, el falso no sobrepasa los 25 y en menor proporción. Pero os recordamos otra vez que está analizando productos falsos. Que pueden llevar ingredientes prohibidos o perjudiciales para la salud. Ya os hemos hablado sobre la cosmética natural y su falta de regulación, hay ingredientes en ella que, siendo perjudicial para la salud, están perfectamente admitidos (Aceites minerales, parafinas, derivados del petróleo..).

Incluso el agua que contiene cualquier producto debe ser analizada y controlada microbiológicamente. También se han detectado el uso de alcohol industrial o etilenglicol. Se ha detectado una carencia de protección ultravioleta que puede producir dermatitis, reacciones alérgicas, irritación ocular y otra serie de problemas para nuestra salud.

En un producto falsificado no tenemos a quien reclamar.

Detrás de nuestros laboratorios, y digo nuestros porque son los mismos de siempre. Donde levantamos el teléfono y hablamos con Carolina de Laboratorios Carol o con la persona al frente del departamento químico de nuestros perfumes. Detrás de ellos hay un número de registro sanitario, un CIF , una persona físico o jurídica que va a responder de cualquier daño que pueda ocasionar alguno de sus productos.

  • No hay nada que temer, porque nosotros no trabajamos con falsificaciones.
  • No imitamos nombres, porque trabajamos con contratipos o tipos con un número de referencia.
  • No imitamos ni falsificamos cajas, porque nuestros perfumes no van con caja.
  • No imitamos frascos, porque el frasco que utilizamos es genérico para todas las referencias.
  • No defraudamos al fisco, porque estamos al corriente de pago de todas nuestras obligaciones fiscales.
  • Trabajamos con pymes, no con grandes marcas que acaparan el mercado.

 

Recuerda que en Caléndula trabajamos por y para tu bienestar. No comercializamos nada de lo que no usaríamos nosotros. Incluso hemos dejado de ofrecer productos que, siendo totalmente seguros, pueden llevar a la larga problemas de salud. Sin que cunda el pánico, hemos retirado algún producto que contenía aceites minerales o aceite de palma, en entredicho por cuestiones éticas.

Puedes estar totalmente tranquilo con todo lo que puedas consumir de nuestro establecimiento. Debemos luchar contra las falsificaciones y cualquier tipo de delito, y también contra campañas especulativas y oportunistas que buscan el beneficio de unos pocos. Pero a esto debemos acostumbrarnos… ¡Es la selva!

(El estudio del que hablamos lo vimos publicado el 31 de diciembre, nada sospechoso..)

Publicado el Deja un comentario

Un Perfume para cada tipo de piel.

“El perfume de mi amiga, en mí no huele igual”. 

 

Seguro que os ha pasado alguna vez: olemos un perfume en otra persona, nos gusta, lo compramos y cuando lo aplicamos en nuestra piel no huele igual a como lo recordamos. 

Igual que las flores, cada piel tiene su perfume propio.

Es muy normal este caso, un mismo perfume puede dar diferente resultado en otra persona y es debido al tipo de piel. Cada una tiene su olor característico e identificativo. Está determinado por las sustancias liberadas en nuestra sudoración y el pH de cada persona, unos más ácidos, otros más alcalinos. Pero del pH de la piel ya hablaremos en otra ocasión.

La fragancia final de un perfume no es el que olemos en una tira de prueba u olfativa como las que tenemos en Caléndula, es el resultado de la mezcla con nuestro olor corporal, ahí es donde se crea el aroma único.

-En pieles grasas se puede modificar bastante las fragancias por la elevada cantidad de sebo. Los aromas se hacen más intensos, con el riesgo de resultar demasiado fuertes. Por esta razón, a quien tiene este tipo de piel, se le aconseja que elija fragancias frescas y ligeras, como las que están pensadas para el verano.  prefiriendo notas acuáticas y cítricas, mientras se deberían descartar perfumes demasiado dulces y amaderados.

-En pieles secas el problema principal está en la escasa fijación de las fragancias y, por consiguiente, una duración más breve. Para ese tipo de piel, valen las precauciones y las fragancias aconsejados para el invierno, cuando el frío seca la piel y la hace menos propensa a “absorber” los aromas.
Lo mejor sería elegir perfumes densos, dulces, orientales o amaderados.

Recordad que hay algún truquito para conseguir que la fijación del perfume sea más duradera en pieles muy secas, sería aplicar el perfume en la zona hidratada previamente con alguna crema o vaselina sin a penas fragancia, para que no tape el verdadro aroma del perfume.

Os dejamos este enlace donde os explicamos algunos consejos prácticos, y para todo lo demás…..

                      ¡Nos olemos en Caléndula!

Publicado el Deja un comentario

Perfumes que, al cerrar los ojos, nos recuerdan…

Perfumes que, al cerrar los ojos, nos recuerdan personas.

Esa sensación de pasar por un sitio de comidas o entrar al rellano de casa y pensar: “aquí huele a madre”, cuando identificamos el olor de un buen caldo o un estofado. Hay perfumes que, al cerrar los ojos, nos recuerdan personas, situaciones, momentos, emociones. También identificamos a nuestras madres con perfumes, no sólo con manjares (incluimos a las abuelas).

Al igual que la comida, el perfume es una delicia para nuestros sentidos. Desde sus orígenes, se utilizó para protegernos de los peligros (algunos animales lo utilizan con grandes resultados), pero desde hace siglos su función es la de resultar agradable y atractivo a los demás.perfumes-que-alcerrar-los-ojos-nos-recuerdan

Nos provocan sensaciones y estados de ánimo, despiertan recuerdos y pueden contribuir a cambiarnos el humor. Cuando percibimos un olor, nuestro cerebro lo asocia a la situación en la que aparece, y nos la trae a la mente cuando, incluso después de mucho tiempo, ese mismo olor se nos vuelve a presentar.

¿Cuántas veces, oliendo esos perfumes, nos acordamos de alguien que conocemos que lleva o solía llevar esa misma fragancia? Y  la sensación o el recuerdo puede ser agradable o no.. , el perfume puede ser exquisito pero el recuerdo que nos trae puede ser totalmente contrario. Supongo que os habrá pasado.

Pero no se trata sólo de sensaciones relacionadas con nuestra memoria. Los perfumes tienen la capacidad de alterar nuestro estado de ánimo. El olor de los cítricos, naranja, limón, bergamota, puede transmitir energía y buen humor. Otros aromas tienen un poder afrodisíaco, como el musgo, el ámber o algunas maderas. La manzanilla y la lavanda, en cambio, tienen un benéfico efecto relajante.

También influye en el sentido del gusto. Nuestra lengua sólo distingue entre dulce, amargo, ácido y salado. Todo lo que comemos y bebemos, pasa ante todo por el olfato, y la información de su olor se asocia, en nuestro cerebro, con el “sabor” de aquella comida o bebida.

La última tendencia  es la de usar los perfumes con fines comerciales, basándose en lo que llaman “scent marketing“. Algunas tiendas ya están experimentando los efectos de determinadas fragancias esparcidas en el ambiente, en los maniquíes o en la ropa de los comerciales, que estimularían a los clientes a comprar.

En nuestro caso, sois vosotros los que esparcís el perfume en Caléndula , cuando venís con la intención de probar nuevas fragancias, por eso cada día huele diferente al entrar.

En futuras entradas os hablaremos de las familias olfativas y otras curiosidades, hasta entonces recibe un abrazo y..

                                          ¡Nos olemos en Caléndula!

Publicado el 2 comentarios

Consejos para comprar perfumes

Algunos consejos para comprar perfumes.

 

Desde nuestra experiencia  os queremos mostrar algunos consejos para comprar perfumes.

Comenzaremos por explicar con este sencillo gráfico las 3 notas olfativas en las que se basan todas las fragancias, aromas, esencias, como queráis llamarlo: Notas de Salida o cabeza, Notas de Corazón o cuerpo y Notas de Fondo. Las primeras suelen ser notas verdes o cítricas, las más volátiles; las de corazón son las que  durante más tiempo percibimos y en las de fondo es donde se ve o se nota un buen perfume. Si la fijación es buena debería sobrepasar las 6-8 horas fácilmente. Ese es el tiempo que nuestro laboratorio garantiza a nuestros clientes/amigos.

pirámide-olfativa

 

Tampoco es una ciencia exacta y os podemos asegurar que el dicho “para gustos los colores” debería valer también para los olores, porque no hay nada más subjetivo que el olor que percibimos. Un perfume siempre te recuerda a algo o a alguien y no a todos nos evoca lo mismo. También interviene el tipo de piel de cada persona, su pH, la estación del año, nuestra actividad física y muchos más factores que destacaremos a continuación.

La elección de un perfume tiene tanta importancia como la elección de la ropa o cualquier otro complemento, va a decir algo de nosotros, de nuestra presencia, pero debe dejar también un rastro. Tiene que notarse nuestra ausencia. Decía Coco Chanel que “el perfume anuncia la llegada de una mujer y alarga su marcha.”

Comprar perfumes requiere de paciencia, análisis y un agudo olfato. Date tiempo suficiente para hacer una elección acertada, en Caléndula no tenemos prisa, y lo sabes.

-La mejor hora para comprar perfumes son las primeras de la mañana, nuestros sentidos están mas receptivos y sensibles. Si acudimos por la tarde el olfato está saturado de aromas acumulados durante el día.

-No deberíamos probar varias fragancias al mismo tiempo (damos fe que es imposible conseguir esto…) debemos darle tiempo a cada perfume que evolucione porque si no, conseguimos que nuestra nariz se atasque y no distingamos las notas de uno y otro perfume. Por eso tenemos siempre a mano nuestro Descanso olfativo de última generación (el café de toda la vida neutraliza y despeja la nariz de olores).

-El estado de ánimo es primordial para adquirir un perfume, nos pasa igual que cuando vamos de compras, hay días que no, que es imposible. Si venimos enfadados o contentos, optimistas o más negativos lo vamos a notar. No percibimos lo mismo.

-Aconsejamos primero utilizar la tira olfativa de prueba, si pasados unos minutos nos agrada el aroma, pasamos a probar en nuestra piel. No os dediquéis a echaros perfume por muñecas, codos y antebrazos porque algún cliente sale de la tienda en condiciones de ir directo a la ducha. (¿Algun@ se ha visto reflejad@ en este comentario?)

 -Durante esa espera descubriremos que cuando se evaporen las notas de salida y el alcohol inicial, aparecen notas nuevas que nos harán decidir mejor nuestro perfume, no todo es como empieza. 

 

Una vez que hemos elegido nuestro perfume o perfumes os vamos a dar algún consejo para su correcta aplicación, aunque muchos ya habréis oído hablar de ello.

El mejor momento para el perfume es después de la ducha o baño y de habernos hidratado: los poros están  abierto pero al aplicar la crema hidratante hace que la piel no absorba todo el perfume y nos dure más su fragancia.

Las pieles claras tienden a ser más secas y las pieles más morenas menos. Por eso es importante la hidratación de la piel en la fijación del perfume.

Las zonas con pulso son las mejores para desprender la fragancia. Al notarse más el latido del corazón hace que se expanda el aroma más rápidamente: Cuello, muñecas, detrás de las orejas, cara interna de brazos y rodilla, escote. Dicen que debes aplicar perfume donde quieras que te besen, ahí lo dejamos…

La ropa interviene en la fijación. Si vaporizamos la ropa hará que perdure más la fragancia. Aprovecha esta época de bufandas, pañuelos y fulares.

Por el contrario, en épocas más calurosas, los perfumes perduran menos. La piel está más en contacto con el aire y agentes externos, sudoración, aire, olores que se nos pegan a la piel hacen que se evaporen con más facilidad la fragancia de nuestro perfume.

En entradas posteriores hablaremos de mitos y leyendas del perfume y datos curiosos de su historia.

Os recuerdo que si quieres compartir esta entrada, es toda tuya. Y así llegamos al final, esperamos que te haya gustado y para todo lo demás ya sabes…

                                                                                    ¡Nos olemos en Caléndula!