Consejos para una correcta exfoliación y sus beneficios.

exfoliación

La exfoliación es el tratamiento que le damos a nuestra piel para eliminar las células muertas, además de atenuar las líneas de expresión o pequeñas arrugas. Es, en definitiva, una limpieza a fondo  y un tratamiento regenerador de nuestra epidermis. Nosotros nos vamos a referir en esta entrada a la exfoliación mecánica (aplicación de la mascarilla con masaje y retiramos el producto con agua) y enzimática (aplicación de la mascarilla con masaje y dejamos actuar unos minutos para retirar con agua).

¿Qué conseguimos con una exfoliación?

El primer beneficio que obtendremos es la limpieza de las capas exteriores de nuestra piel. Y os diréis que eso lo hacemos a diario con agua y jabón. Cierto, pero no es suficiente. Nuestra piel se regenera constantemente y las células muertas deben dejar paso a las nuevas, pero si no se limpia en profundidad, esas células obstruirán el poro y provocarán la descamación y una sensación de sequedad en nuestra dermis.

Otro beneficio que nos aporta la exfoliación es el de mejorar la circulación sanguínea, y estimular la producción de colágeno.

Y por último destacaremos que la exfoliación es el paso previo a cualquier otro tratamiento, ya que prepara la piel para que absorba o asimile cualquier otro producto que vayamos a aplicar, así obtendremos una piel suave, brillante y más flexible.

¿Con qué frecuencia nos podemos exfoliar?

La frecuencia va a depender del tipo de piel que tengamos y del producto elegido.Por norma general y si el producto no nos recomienda otra cosa, para las pieles sensibles o secas con una exfoliación cada 15 días sería suficiente. Una piel normal agradecería un tratamiento semanal y para pieles grasas sería necesario 2 exfoliaciones semanales. Repetimos que es la norma general dependiendo del producto a utilizar. Nuestros exfoliantes  para pieles sensibles se pueden aplicar perfectamente una vez por semana, debido a que están compuestos por ingredientes específicos como son la Camomila, Caléndula, Almendras dulces o Karité.

¿Cuál es el exfoliante adecuado?

Cada piel es diferente. Si tienes cualquier tipo de problema o alergia en tu piel visita a tu dermatólogo. Te aconsejará el mejor producto para tu piel.

Normalmente los exfoliantes son geles o cremas con unos diminutos gránulos que liman las rugosidades y células muertas. Su acción es totalmente superficial y no penetran jamás en las capas profundas de la piel. Llevan distintos tipos de aceites que actúan de emolientes y suavizantes. Los geles tienden a ser más frescos y las cremas tienen una textura más suave.

La exfoliación paso a paso.

Este es el procedimiento que aconsejamos para una exfoliación efectiva. Si es una exfoliación mecánica retiraremos el producto después de las aplicación y si es enzimática dejaremos actuar el tiempo indicado.

  • Lava la piel con agua tibia y un jabón neutro.
  • Para exfoliar tu cuerpo usa un guante o una loofa (esponja vegetal) y para el rostro o cuello utiliza las yemas de los dedos o una esponja muy suave.
  • Aplica el producto exfoliante con suaves masajes circulares: Para el rostro, hazlo del interior hacia el exterior, descendiendo hacia el cuello y el escote. Acláralo con agua tibia con la ayuda de un guante de baño o un disco de algodón extragrande. Para el cuerpo, hazlo desde los hombros hasta los pies pasando por la espalda, el pecho (con cuidado, que es una zona sensible), el vientre, los muslos, las nalgas y las piernas. Acláralo con una ducha caliente y acaba con un chorro de agua fría para tonificar.
  • Aplica una  crema hidratante después de enjuagar la zona exfoliada con agua para nutrir nuestra piel y cerrar el poro. Así daremos por acabado el tratamiento exfoliante.

Algunos consejos muy útiles.

– Sigue siempre las instrucciones del producto, sobretodo en la frecuencia de aplicación. No por hacerte múltiples exfoliaciones tu piel tendrá mejor aspecto. De hecho, la puedes sensibilizar y debilitar.

– No tomes el sol inmediatamente después de un tratamiento exfoliante. Incluso recomendamos protección solar después de l tratamiento.

 – La exfoliación antes del bronceado estimula la producción de colágeno y elastina  mejorando el aspecto de tu piel. Procura exfoliar tu piel 3 días antes de broncearte.

– No lo hagas el día antes de un acontecimiento muy importante porque puede tener pequeños efectos adversos como enrojecimiento o irritación.

– No es recomendable exfoliar el contorno de los ojos ni hacerlo sobre los labios.

– Si tienes heridas o la piel irritada, evita exfoliarte en ese momento.

Esperamos que esta pequeña guía te sea de utilidad. Si crees que merece la pena compartirlo, adelante. Mientras más seamos, mejor lo pasaremos.

Un fuerte abrazo y….. ¡Nos olemos en Caléndula!

2 comentarios en “Consejos para una correcta exfoliación

  1. […] Y una vez por semana nos vendría muy bien una exfolición, tanto corporal como facial. En esta entrada os mostramos unos consejos para exfoliarnos adecuadamente. […]

  2. […] la noche, eliminando cualquier residuo de maquillaje o sudor acumulado durante el día. Y recuerda exfoliarla una vez por semana. Te ayudará a eliminar las células muertas y la piel seca que dejó el […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.