Publicado el Deja un comentario

Piel hidratada en los meses de calor.

Ten tu piel hidratada con estos consejos.

Piel hidratada en verano, se puede.

Tener la piel hidratada cuando se acercan los meses de más calor no es fácil.  El calor, las altas temperaturas y la pérdida de líquidos a causa del sudor hacen que nuestra piel esté “sedienta” y tienda a resquebrajarse, a sufrir quemaduras o pequeñas lesiones.Estos consejos te van a ayudar a mantenerla hidratada, luminosa y sana.

Son consejos que habrás escuchado 100 veces y que no nos vamos a cansar de repetir. Porque son sencillos y beneficiosos para la salud. Por eso no encontramos motivos para que no los pongas en práctica. Sigue leyendo Piel hidratada en los meses de calor.

Publicado el Deja un comentario

Llega la Primavera, tiempo de cambios.

Con la Primavera llegan los cambios.

Primavera

“La Primavera la sangre altera”. El refranero popular no falla y es que en Primavera se producen muchos cambios, físicos y emocionales. Debemos estar preparados para afrontarlos. 

Después de meses con frío, días cortos, cuestas de Enero, Febrero y Marzo… llega la tan deseada Primavera. Hemos dejado para el buen tiempo proyectos como traslados, mudanzas, renovar el hogar,  o incluso replantearnos nuestras vidas. Se socializa mucho más y se hacen nuevas amistades. Todo este alboroto nos puede llevar a la conocida Astenia Primaveral: cansancio, cambios de humor, alteraciones hormonales, etc.

No suele durar mucho tiempo y es bueno que, para contrarrestarla, practiquemos deporte o actividades placenteras (si es al aire libre, mejor), descansar bien o darnos un pequeño capricho para alegrar el alma…  

En Primavera aumentan las horas de sol, el aire se limpia y purifica, y la naturaleza se llena de aromas, vida y color: los animales despiertan de su largo letargo invernal y la luz del sol activa la producción de clorofila, cubriéndose los campos y bosques del color verde que define y da nombre a esta estación (“Primer verdor”).

Estos brotes verdes son una fuente excepcional de minerales, vitaminas y otros nutrientes para las nuevas crías y sus padres, que en esta época liberan su organismo de las toxinas y grasas acumuladas durante el invierno y se llenan de la energía y vitalidad necesaria para afrontar las altas temperaturas del verano.

Katy Perry con un look muy primaveral.

Y eso mismo es lo que debemos hacer nosotros, liberar toxinas, limpiarnos por dentro y por fuera. Los animales y las plantas lo hacen de forma natural y a nosotros nos tienen que recordar cómo hacerlo. Os vamos a mostrar unos pasos sencillos en los que podréis comprobar los resultados en poco tiempo. Lo notarás tú pero también tu entorno: mejor piel, mente liberada y fresca que hará de estos meses una época de pleno disfrute.

Descanso.

Diréis: “mal empezamos si nos manda descansar”. Pues todo lo contrario, para afrontar tiempos de cambio, días más largos y con más actividad, es primordial darle la importancia que tiene al descanso y las horas de sueño.  Si nos levantamos cansados e irritados iremos lentos y malhumorados durante el resto del día. Rutina de sueño y descanso.

Hidratación.

Llamadnos pesados, pero es importantísimo hidratarnos por dentro, se notará por fuera. Las temperaturas suben y la exposición al sol comienza a notarse porque seguro que abusaremos de él, después de tantos meses pasando frío.  Bebe al menos 8 vasos de agua diarios (el zumo de limón ayuda en el proceso de desintoxicación del hígado).

El aire seco de la calefacción ha dejado tu piel poco oxigenada, por lo que no es extraño que luzca apagada y deshidratada en esta época. Para recuperar el aspecto idóneo, a parte de hidratarte deberías hacer dos cosas muy sencillas:

Limpiar y exfoliar tu piel. 

Acostúmbrate a limpiar tu piel por la mañana para retirar las impurezas que se acumulan en el cutis mientras duermes. Luego límpiala por la noche, eliminando cualquier residuo de maquillaje o sudor acumulado durante el día. Y recuerda exfoliarla una vez por semana. Te ayudará a eliminar las células muertas y la piel seca que dejó el invierno. 

Realiza ejercicio.

Imagen de El blog de Lourdes Garrido

Otra manera de expulsar toxinas es mediante el sudor, ayudados de una respiración correcta. Con el ejercicio físico, nuestro cuerpo libera endorfinas que nos hacen sentir bien, liberándonos de las tensiones diarias.  Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.

Relajación.

Durante el día o al finalizar la jornada, debes encontrar 10-15 minutos para ti. Es necesario encontrar un momento para relajarte, cerrar los ojos y liberarte del estrés de la oficina, la familia, relaciones negativas. En definitiva, debes liberarte de todo lo tóxico. Ayudándote de una respiración lenta y acompasada, desde el diafragma. Con cada exhalación liberaras toxinas físicas y mentales.

Puedes hacerlo dándote un baño relajante o simplemente contemplando algo agradable. Sobre métodos de relajación y ejercicios os recomendamos que visitéis El Blog de Lourdes Garrido, desde donde nos ayuda, con unos simples ejercicios, a mejorar nuestra forma de visualizar la vida y sus circunstancias.

Como veis, no sólo es cuestión de quitar las asperezas de los tobillos, depilarse o tomar complejos vitamínicos. La llegada de la Primavera debe cogernos bien preparados, física y mentalmente, que después llega el Verano.

Un saludo a todos y si queréis compartir lo podéis hacer con estos botones tan chulos de aquí abajo. 

Publicado el 2 comentarios

Consejos para una correcta exfoliación

Consejos para una correcta exfoliación y sus beneficios.

 

exfoliación

 

La exfoliación es el tratamiento que le damos a nuestra piel para eliminar las células muertas, además de atenuar las líneas de expresión o pequeñas arrugas. Es, en definitiva, una limpieza a fondo  y un tratamiento regenerador de nuestra epidermis. Nosotros nos vamos a referir en esta entrada a la exfoliación mecánica (aplicación de la mascarilla con masaje y retiramos el producto con agua) y enzimática (aplicación de la mascarilla con masaje y dejamos actuar unos minutos para retirar con agua).

 

¿Qué conseguimos con una exfoliación?

El primer beneficio que obtendremos es la limpieza de las capas exteriores de nuestra piel. Y os diréis que eso lo hacemos a diario con agua y jabón. Cierto, pero no es suficiente. Nuestra piel se regenera constantemente y las células muertas deben dejar paso a las nuevas, pero si no se limpia en profundidad, esas células obstruirán el poro y provocarán la descamación y una sensación de sequedad en nuestra dermis.

Otro beneficio que nos aporta la exfoliación es el de mejorar la circulación sanguínea, y estimular la producción de colágeno.

Y por último destacaremos que la exfoliación es el paso previo a cualquier otro tratamiento, ya que prepara la piel para que absorba o asimile cualquier otro producto que vayamos a aplicar, así obtendremos una piel suave, brillante y más flexible.

¿Con qué frecuencia nos podemos exfoliar?

La frecuencia va a depender del tipo de piel que tengamos y del producto elegido.Por norma general y si el producto no nos recomienda otra cosa, para las pieles sensibles o secas con una exfoliación cada 15 días sería suficiente. Una piel normal agradecería un tratamiento semanal y para pieles grasas sería necesario 2 exfoliaciones semanales. Repetimos que es la norma general dependiendo del producto a utilizar. Nuestros exfoliantes  para pieles sensibles se pueden aplicar perfectamente una vez por semana, debido a que están compuestos por ingredientes específicos como son la Camomila, Caléndula, Almendras dulces o Karité.

exfoliante-pieles-normales
Exfoliante facial y corporal, con aceite corporal.

¿Cuál es el exfoliante adecuado?

Cada piel es diferente. Si tienes cualquier tipo de problema o alergia en tu piel visita a tu dermatólogo. Te aconsejará el mejor producto para tu piel.

Normalmente los exoliantes son geles o cremas con unos diminutos gránulos que liman las rugosidades y células muertas. Su acción es totalmente superficial y no penetran jamás en las capas profundas de la piel. Llevan distintos tipos de aceites que actúan de emolientes y suavizantes. Los geles tienden a ser más frescos y las cremas tienen una textura más suave.

La exfoliación paso a paso.

Este es el procedimiento que aconsejamos para una exfoliación efectiva. Si es una exfoliación mecánica retiraremos el producto después de las aplicación y si es enzimática dejaremos actuar el tiempo indicado.

  • Lava la piel con agua tibia y un jabón neutro.
  • Para exfoliar tu cuerpo usa un guante o una loofa (esponja vegetal) y para el rostro o cuello utiliza las yemas de los dedos o una esponja muy suave.
  • Aplica el producto exfoliante con suaves masajes circulares: Para el rostro, hazlo del interior hacia el exterior, descendiendo hacia el cuello y el escote. Acláralo con agua tibia con la ayuda de un guante de baño o un disco de algodón extragrande. Para el cuerpo, hazlo desde los hombros hasta los pies pasando por la espalda, el pecho (con cuidado, que es una zona sensible), el vientre, los muslos, las nalgas y las piernas. Acláralo con una ducha caliente y acaba con un chorro de agua fría para tonificar.
  • Aplica una  crema hidratante después de enjuagar la zona exfoliada con agua para nutrir nuestra piel y cerrar el poro. Así daremos por acabado el tratamiento exfoliante.

Algunos consejos muy útiles.

– Sigue siempre las instrucciones del producto, sobretodo en la frecuencia de aplicación. No por hacerte múltiples exfoliaciones tu piel tendrá mejor aspecto. De hecho, la puedes sensibilizar y debilitar.

– No tomes el sol inmediatamente después de un tratamiento exfoliante. Incluso recomendamos protección solar después de l tratamiento.

 – La exfoliación antes del bronceado estimula la producción de colágeno y elastina  mejorando el aspecto de tu piel. Procura exfoliar tu piel 3 días antes de broncearte.

– No lo hagas el día antes de un acontecimiento muy importante porque puede tener pequeños efectos adversos como enrojecimiento o irritación.

– No es recomendable exfoliar el contorno de los ojos ni hacerlo sobre los labios.

– Si tienes heridas o la piel irritada, evita exfoliarte en ese momento.

 

Esperamos que esta pequeña guía te sea de utilidad. Si crees que merece la pena compartirlo, adelante. Mientras más seamos, mejor lo pasaremos.

Un fuerte abrazo y….. ¡Nos olemos en Caléndula!

Publicado el 2 comentarios

Tipos de piel y productos recomendados

En la entrada de hoy os vamos a especificar los tipos de piel y los productos que recomendamos desde Caléndula.

Nos vamos a referir siempre a la piel del rostro, ya que es nuestra tarjeta de visita. Gracias a su apariencia vamos a poder deducir la edad, salud o estado de ánimo de la persona.tipos-de-piel

La piel es el órgano que protege nuestro organismo de agentes externos. Pero, para que pueda desarrollar correctamente su acción protectora y se mantenga lisa, luminosa y sana, tenemos que cuidar de ella.

La salud de la piel puede verse comprometida por factores ambientales externos, como el frío, el sol, la humedad, la contaminación y por factores internos, relacionados con el organismo y los hábitos de cada uno, como el tabaco, el alcohol, el uso de jabones agresivos, la alimentación y el estrés, que pueden alterar su equilibrio.

Cuando la piel no está correctamente hidratada puede resultar opaca, áspera, escamada, con manchas rojas y perder elasticidad. Además de una alimentación equilibrada, rica en fruta y verdura, y a la sana costumbre de beber mucha agua, está bien familiarizarse con el uso de una buena crema hidratante, que se haya elegido teniendo en cuenta el tipo de piel.

Tipos de piel.

Piel Normal: Es el tipo de piel más raro ya que no presenta ningún problema en concreto, por lo tanto la única cosa importante es conservar su correcto equilibrio. Hay que hidratarla con cremas que contengan la misma cantidad de crema-facial-de-Rosa-Mosquetaagua y sustancias emolientes. Nuestra recomendación es la Crema Facial de Rosa Mosqueta, sus ingredientes activos aportan los nutrientes necesarios para mantener el rostro joven y sano, estimulando la regeneración e hidratación del tejido cutáneo y proporcionando tersura y luminosidad a la piel.

Piel Seca: Normalmente se presenta escamada, con manchas rojas y una apariencia áspera, opaca y “apagada”. El problema de la piel seca es normalmente más típico de las pieles maduras, cuyas imperfecciones se notan a partir de los 30 años, sobre todo las arrugas. Suele ser muy sensible y quien la posee tiene cierta tendencia a padecer irritaciones y picores. La piel seca necesita mucho cuidado para mantenerse hidratada y nutrida.

La Crema Facial de Argán que encontrarás en nuestra tienda es la ideal, ya que actúa contra la sequedad y el envejecimiento, manteniendo así la tersura del rostro. El aceite de argán en su composición, presenta un alto contenido en ácidos grasos esenciales (un 80%) por lo que está especialmente recomendada para pieles secas y castigadas.

Piel Grasa: Este tipo de piel produce una cantidad excesiva de sebo, que hace que se vea brillante. Además, es especialmente propensa a la aparición de  granitos o espinillas. A pesar de no presentar síntomas de deshidratación, hay que mantenerla mantenerla hidratada. Nuestra recomendación es la Crema Facial de Aloe Vera, que aporta máxima hidratación y los nutrientes naturales, vitaminas, aminoácidos y las enzimas, estimulan la fabricación de nuevas células.

Y por último la Piel Mixta: En este tipo de piel, el rostro se puede dividir en dos zonas: una seca y una grasa. A la zona grasa se le suele llamar “zona T“, e incluye frente, nariz y barbilla. Las mejillas, el contorno de ojos y el cuello, en cambio, son secos. Esta piel presenta tanto los inconvenientes de la piel grasa, como brillo, poros abiertos y espinillas, como los de la piel seca, como las arrugas del contorno de ojos y el aspecto áspero. Para hidratar correctamente este tipo de piel hay que elegir un producto que tenga en cuenta sus características y que tenga una fórmula con acción combinada, que hidrate sin engrasar la zona T.

Nuestra recomendación es la Crema Facial de Karité, que regula a la perfección la zona grasa y seca de nuestro rostro.

 

Esperamos haberos ayudado a identificar vuestro tipo de piel y haber acertado en nuestras recomendaciones. Y como siempre sólo nos queda deciros que…

                                           ¡Nos olemos en Caléndula!

(Fuente perfumísimo.com)