Publicado el

Astenia primaveral. Consejos y remedios para sobrevivir a ella.

Astenia primaveral, ¿qué es?

 

astenia primaveral
         La fatiga es el principal síntoma de la astenia.

 

La astenia primaveral es una sensación de decaimiento físico e intelectual debido a la alteración de los ritmos circadianos. Generando cambios en la producción de endorfinas, serotonina, melatonina y otras sustancias del sistema nervioso.

Cansancio, poca energía, desgana, falta de concentración, dolor de cabeza, cambios de humor. Todos son los síntoma más visibles de la astenia, que viene siempre con la llegada de la primavera. Los días son más largos, cambio horario que alarga las horas de sol (ritmos circadianos). Después del ritmo monótono del otoño y el invierno, la primavera llega con fuerza y nuestro reloj interno no está aclimatado a los cambios que llegan. Sigue leyendo Astenia primaveral. Consejos y remedios para sobrevivir a ella.

Publicado el

Llega la Primavera, tiempo de cambios.

Con la Primavera llegan los cambios.

Primavera

“La Primavera la sangre altera”. El refranero popular no falla y es que en Primavera se producen muchos cambios, físicos y emocionales. Debemos estar preparados para afrontarlos. 

Después de meses con frío, días cortos, cuestas de Enero, Febrero y Marzo… llega la tan deseada Primavera. Hemos dejado para el buen tiempo proyectos como traslados, mudanzas, renovar el hogar,  o incluso replantearnos nuestras vidas. Se socializa mucho más y se hacen nuevas amistades. Todo este alboroto nos puede llevar a la conocida Astenia Primaveral: cansancio, cambios de humor, alteraciones hormonales, etc.

No suele durar mucho tiempo y es bueno que, para contrarrestarla, practiquemos deporte o actividades placenteras (si es al aire libre, mejor), descansar bien o darnos un pequeño capricho para alegrar el alma…  

En Primavera aumentan las horas de sol, el aire se limpia y purifica, y la naturaleza se llena de aromas, vida y color: los animales despiertan de su largo letargo invernal y la luz del sol activa la producción de clorofila, cubriéndose los campos y bosques del color verde que define y da nombre a esta estación (“Primer verdor”).

Estos brotes verdes son una fuente excepcional de minerales, vitaminas y otros nutrientes para las nuevas crías y sus padres, que en esta época liberan su organismo de las toxinas y grasas acumuladas durante el invierno y se llenan de la energía y vitalidad necesaria para afrontar las altas temperaturas del verano.

Katy Perry con un look muy primaveral.

Y eso mismo es lo que debemos hacer nosotros, liberar toxinas, limpiarnos por dentro y por fuera. Los animales y las plantas lo hacen de forma natural y a nosotros nos tienen que recordar cómo hacerlo. Os vamos a mostrar unos pasos sencillos en los que podréis comprobar los resultados en poco tiempo. Lo notarás tú pero también tu entorno: mejor piel, mente liberada y fresca que hará de estos meses una época de pleno disfrute.

Descanso.

Diréis: “mal empezamos si nos manda descansar”. Pues todo lo contrario, para afrontar tiempos de cambio, días más largos y con más actividad, es primordial darle la importancia que tiene al descanso y las horas de sueño.  Si nos levantamos cansados e irritados iremos lentos y malhumorados durante el resto del día. Rutina de sueño y descanso.

Hidratación.

Llamadnos pesados, pero es importantísimo hidratarnos por dentro, se notará por fuera. Las temperaturas suben y la exposición al sol comienza a notarse porque seguro que abusaremos de él, después de tantos meses pasando frío.  Bebe al menos 8 vasos de agua diarios (el zumo de limón ayuda en el proceso de desintoxicación del hígado).

El aire seco de la calefacción ha dejado tu piel poco oxigenada, por lo que no es extraño que luzca apagada y deshidratada en esta época. Para recuperar el aspecto idóneo, a parte de hidratarte deberías hacer dos cosas muy sencillas:

Limpiar y exfoliar tu piel. 

Acostúmbrate a limpiar tu piel por la mañana para retirar las impurezas que se acumulan en el cutis mientras duermes. Luego límpiala por la noche, eliminando cualquier residuo de maquillaje o sudor acumulado durante el día. Y recuerda exfoliarla una vez por semana. Te ayudará a eliminar las células muertas y la piel seca que dejó el invierno. 

Realiza ejercicio.

Imagen de El blog de Lourdes Garrido

Otra manera de expulsar toxinas es mediante el sudor, ayudados de una respiración correcta. Con el ejercicio físico, nuestro cuerpo libera endorfinas que nos hacen sentir bien, liberándonos de las tensiones diarias.  Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.

Relajación.

Durante el día o al finalizar la jornada, debes encontrar 10-15 minutos para ti. Es necesario encontrar un momento para relajarte, cerrar los ojos y liberarte del estrés de la oficina, la familia, relaciones negativas. En definitiva, debes liberarte de todo lo tóxico. Ayudándote de una respiración lenta y acompasada, desde el diafragma. Con cada exhalación liberaras toxinas físicas y mentales.

Puedes hacerlo dándote un baño relajante o simplemente contemplando algo agradable. Sobre métodos de relajación y ejercicios os recomendamos que visitéis El Blog de Lourdes Garrido, desde donde nos ayuda, con unos simples ejercicios, a mejorar nuestra forma de visualizar la vida y sus circunstancias.

Como veis, no sólo es cuestión de quitar las asperezas de los tobillos, depilarse o tomar complejos vitamínicos. La llegada de la Primavera debe cogernos bien preparados, física y mentalmente, que después llega el Verano.

Un saludo a todos y si queréis compartir lo podéis hacer con estos botones tan chulos de aquí abajo.