Publicado el

Toallitas desmaquillantes

Toallitas desmaquillantes.

toallita-desmaquillante

El uso de las famosas toallitas desmaquillantes puede ser perjudicial para nuestra piel. Desde Caléndula desaconsejamos el uso diario de estas toallitas y os vamos a explicar nuestras razones.

¿Qué son?

La Dra. Patricia Ricarte, directora del departamento de Asesoría de la firma Germaine de Capuccini, nos explica que se trata de tejidos sin tejer (un tipo de textil muy utilizado en productos de higiene por sus propiedades) “impregnados en una emulsión con aditivos como pueden ser los extractos de algas o wakamé”. Esas emulsiones estarían compuestas principalmente por dos tipos de componentes, unos “agentes surfactantes que disuelven la suciedad y otros agentes emulsificantes que arrastran los restos de sebo, maquillaje y células”, señala la Dra. María Segurado, asesora dermatológica de Nivea.

Las prisas, la comodidad, la falta de ganas y otros factores, nos empujan muchas veces a ir a lo fácil o lo cómodo, pero no significa que sea lo mejor para nuestra piel, y uno de los casos más significativo lo tenemos en las toallitas desmaquillantes. Fáciles de usar, cómodas, muy prácticas, lo tiene todo menos lo más importante: no cuidan de nuestro rostro por muchos motivos.

  • Mientras que las pieles normales las toleran, están contraindicadas para pieles sensibles, rosáceas, con dermatitis atópica y también para las pieles acneicas no tratadas.
  • Los conservantes que llevan estas toallitas son los encargados de evitar la propagación de hongos y bacterias dentro del envoltorio. Si no son los adecuados pueden provocar la aparición en el rostro de ampollas o ronchas.
  • Perfumes, fragancias y alcohol forman parte de los componentes de las toallitas desmaquillantes, que pueden provocar irritaciones o alergias si hacemos un uso continuado.
  • No son aconsejables para eliminar el rimel de nuestras pestañas ya que sus componentes no son tan específicos. Y provocan que las pestañas se sequen y puedan quebrarse y al final acabar cayendo.
  • No retiran por completo el maquillaje  y la suciedad que tenemos en la cara.Solo lo hacen de forma superficial, lo que provoca que el maquillaje se reparta por todo el rostro. Lo aconsejable es que si hemos utilizado las toallitas, posteriormente enjuaguemos con agua la cara y apliquemos una crema hidratante.
  • Mucha precaución con el contorno de los ojos y los labios. La forma de utilizar estas toallitas es arrastrando la piel y estas zonas son muy sensibles, ya que la capa de piel es muy fina y delicada.
  • Debemos asegurarnos que no contengan  formaldehído o metilisotiazolinona. Estos componentes favorecen la formación de ampollas, erupciones e incluso hinchazón si abusamos de ellos.
  • Con las toallitas desmaquillantes lo que hacemos es remover todo el maquillaje por la cara. Pero no permite que los poros queden limpios, pues estos no están abiertos y la suciedad queda ahí. Para ello, habría que utilizar una buena crema limpiadora que consiga abrir los poros y que los restos salgan para que la cara quede totalmente limpia y libre de impurezas.
  • Otro inconveniente añadido es su composición textil. Toda una amenaza si se deshechan por donde no se debe hacer, los desagües. Al igual que las toallitas húmedas que tanto utilizamos para la higiene del bebé.

¿Son perjudiciales las toallitas desmaquillantes?

Si has leído todo lo que hemos contado, parece que las haya creado el mismo diablo… Hay productos específicos para abrir, limpiar y después tonificar el poro de nuestra piel en profundidad y con total garantía.

Si las usamos debemos asegurarnos que no contengan, o que su proporción sea mínima, cualquiera de los componentes que os hemos citado más arriba (perfumes, fragancias, alcohol, formaldehídos o metilisotiazolinona).

Todas sabemos que muchas veces llegamos tarde a casa, o venimos de alguna cena, fiesta o evento. Do único que tenemos ganas es de quitarnos los zapatos y meternos en la cama. En lo que menos pensamos es en el ritual de desmaquillarse, tonificar e hidratar la piel. Una toallita puede sacarnos del apuro.

En ese caso las podemos utilizar, de manera puntual y sin abusar. Si lo convertimos en algo habitual nuestra piel nos lo “echará en cara” tarde o temprano.

Esperamos que haya sido de vuestra ayuda y si queréis comentar o compartir este artículo, lo hagáis con toda confianza. Para todo lo demás… ¡Nos olemos en Caléndula!

Para realizar esta entrada me he ayudado en que.es y elpais.com
Publicado el

Hoy probamos… Mascarilla Nutritiva Facial.

Mascarilla Nutritiva Facial de Natural Carol.

 

Mascarilla Nutritiva facial

Hoy vamos a probar uno de los nuevos productos que tenemos en Caléndula: la Mascarilla Nutritiva Facial, indicada para pieles secas. Si fuéramos expertos diríamos que estamos haciendo un Review, pero de momento se va a quedar en un “Hoy probamos”. Si os gusta haremos haciendo más cositas con productos que tenemos en tienda.

La prueba de hoy es con la Mascarilla Nutritiva Facial de Natural Carol, nuestro laboratorio de cosmética natural ecológica, con certificado Bio Inspecta y avalado por Vida Sana. Os vamos a poner en antecedentes con esta mascarilla: está formulada con ingredientes naturales y vegetales como el Ginkgo Biloba,  Camomila o Aloe Vera.  Estos ingredientes son los que le aportan cualidades acondicionadoras, antioxidantes, humectantes y suavizantes. Estaría indicada para todo tipo de pieles pero al ser nutritiva la aconsejamos para pieles secas o mixtas. Tiene un 45% de ingredientes procedente de cultivo ecológico.

Con una aplicación semanal, sus 45 ml. nos pueden ser útiles durante 3 meses aproximadamente.

 

Composición y certificados.

Rutina semanal.

No son productos agresivos, y después de haberla probado, podemos deciros que se puede utilizar una vez por semana. Nosotros lo hicimos un domingo de esos que tenemos para dedicarnos un poco de tiempo.

Empezamos desmaquillando el rostro con nuestra Espuma facial limpiadorasobre un disco humedecido aplicamos un poco de esta espuma y extendemos por todo el rostro. Estamos encantados con este producto, no escuecen los ojos, a diferencia de otros desmaquillantes bifásicos, con los que notábamos un escozor momentáneo y no podíamos abrir los ojos inmediatamente. 

A continuación, y si tenemos la piel algo grasa, aconsejamos una exfoliación suave o lavarnos con una esponja Konjac y un jabón exfoliante. Nosotros hemos utilizado el Exfoliante Facial Oliva, del mismo laboratorio, formulado a base de Aceite de Oliva y Aguacate.

Después de la exfoliación hemos aplicado en el dorso de la mano una dosis del tamaño de un garbanzo. Es bastante fluida, de un color natural, beige claro, y el olor es como todos los productos de cosmética natural y ecológica. Al no contener fragancias ni “parfum”, adopta un olor neutro, sin destacar nada en especial. 

 

La mascarilla es absorbida por la piel, no se endurece ni cuartea.

 

 

Aplicación. 

La aplicamos sobre el rostro (al ser tan fluida no es necesario humedecer la cara antes) y es como aplicar una crema facial, se extiende muy bien, creímos que iba a ser poca cantidad y aplicamos algo más, pero nos lo podíamos haber ahorrado.

No se endurece ni cuartea. La piel parece que la absorbe y si nos tocamos la cara, la notamos lisa y fina. No hay sensación de tirantez ni nada parecido.

Pasados 15 minutos la hemos retirado con agua tibia y entonces sí que se nota el producto sobre la piel. Se retira fácilmente y percibimos un frescor en la piel muy agradable. Al tacto nos queda muy lisa y suave y una sensación de ligereza, una limpieza facial a fondo que nutre y revitaliza nuestra piel.

Para acabar, hemos procedido a aplicarnos un tónico facial para cerrar un poco el poro, en este caso de Aloe Vera y nuestra Crema Nutritiva, ideal como crema de día y de noche.

Recomendamos:

-Una vez por semana.

-Exfoliar el rostro antes de aplicar la mascarilla.

-Evita la zona del contorno de los ojos y el labio superior.

-Es preferible hacerlo por la tarde o noche. Si lo haces por la mañana no olvides nunca aplicar crema de protección solar.

Ya nos dirás si ha servido esta experiencia para que te atrevas a probar nuestros productos. Esperamos vuestros comentarios y experiencias.

Para todo lo demás… ¡Nos olemos en Caléndula!