Publicado el

Manteca de Karité, de la cabeza a los pies.

La manteca de karité es la solución.

manteca-de-karite

En esta entrada os vamos a hablar de cómo la manteca de karité puede ayudarte, de los pies a la cabeza. Y de regalo un truquito extra. ¿No te lo crees? Pues sólo tienes que seguir leyendo.

Vas a encontrar la solución a esos problemas de cabello seco y quebradizo o talones agrietados. Sin duda, la manteca de karité debe ser un producto indispensable (#MustHave para #Itgirls). Y te lo vamos a demostrar con estos sencillos tratamientos. Eso sí, debes tener tu manteca de karité siempre a mano, la nuestra es ecológica.

 

Por el principio.

Os hemos hablado en varios ocasiones de este excepcional producto, entre otros sitios, aquí. Pero te refrescamos la memoria en un momento.

La manteca de karité es un aceite vegetal que se obtiene del fruto del árbol de karité o árbol de mantequilla. Su textura a temperatura ambiente en forma de crema o manteca, pero al recibir calor (por encima de los 26/28 grados) se convierte en aceite.

Es un producto totalmente natural que hidrata y nutre la piel, estimulando sus defensas naturales. A grandes rasgos, y para que tengáis claras sus características, os las resumimos en estos puntos:

  • Regeneradora
  • Hidratante
  • Calmante
  • Antibacteriana
  • Estimula el crecimiento celular
  • Antiinflamatoria
  • Factor de protección solar (ligero)

 

De la cabeza….

Ahora vamos directamente a explicarte los beneficios de la manteca de karité en el cabello. Os hablamos de los mejores aceites vegetales para el cabello, pero dejamos a parte la manteca de karité.

champú
Recuerda aclara el cabello con agua fria.

Es muy nutritiva y eso favorece a proteger los cabellos más castigados y secos. Pero también aporta protección solar, suave pero natural. Y ayuda a la lucha contra la caída del cabello, si le añades unas gotas de aceite esencial de romero “cerrarás el círculo”.

Y para aplicar la mascarilla sólo deberás calentar la manteca al baño maría o frotando un poco de producto con las manos. Dedica tiempo a las partes más dañadas del cabello, evitando llegar al cuero cabelludo. Si llegas no pasa nada, pero si no lo haces evitarás engrasarlo en exceso.

Lo puedes tener todo el día en el cabello, verás que es como si tuvieras el pelo engominado. Puedes aplicarla por la noche y envolver el cabello a la hora de acostarte para no manchar la almophada. Como tengas costumbre aplicarte las mascarillas capilares, no hay secretos.

Mientras más tiempo la mantengas mejor. Y para retirarla sólo debes lavarte el pelo las veces que sean necesarias, igual pueden ser dos o tres. Recuerda no utilizar agua caliente en el enjuague (dentro de lo que sea posible, por lo del invierno y eso..).

Si te queda algún resto en el cabello no te preocupes, seguirá nutriendo tu cabello.

 

A los pies… 

Se acabaron los problemas de talones agrietados. Puedes utilizar la manteca de karité acompañando a tu baño de pies, deshaciendo una pequeña cantidad en el agua caliente que utilices.

Y también puedes utilizarla a modo de crema. Recuerda que está indicada para pieles secas, si eres de piel grasa no abuses del producto.

Aplícala a diario sobre talones y codos. Obtendrás resultados desde el primer día.

 

Manteca de karité y aceites esenciales.

ae
Todos nuestros aceites esenciales son ecológicos.

Este consejito es de regalo. Si vas a utilizar la manteca para nutrir e hidratar tu cuerpo, puedes añadir unas gotas de aceites esenciales para reforzar sus propiedades. Dependiendo del tipo de piel deberías añadir los siguientes aceites:

Para pieles secas: En el mismo recipiente donde compraste la manteca de karité añade aceite esencial de nerolí y aceite esencial de lavanda

Para pieles grasas: Si tienes piel grasa o acné puedes realizar la misma operación. Pero ahora utiliza aceites esenciales que te ayuden a regular la producción de grasa. AE de árbol del té, AE de manzanilla y AE de geranio sería nuestra recomendación. Puedes tonificar antes la piel con agua de rosas.

Para pieles sensibles: Sin duda, los aceites recomendados serían el de manzanilla y el de lavanda. Te beneficiarás del poder calmante de estos dos estupendos aceites esenciales.

La proporción dependerá de la cantidad de producto,  pero 30/40 gotas del conjunto de AE en un recipiente de 200 mg sería lo adecuado. 

 

Y hasta aquí llegamos con nuestro artículo. Truquitos sencillos de aplicar, rápidos y sin mucha “cocina”. No nos queremos despedir sin recordarte que para convertir la manteca en aceite debes llevarla a los 28 grados centígrados.

Para ello NUNCA calientes la manteca (o el aceite de coco, que también solidifica a baja temperatura) al microondas o en el fuego. Deberás calentar los aceites al baño maría, removiendo el producto y aplicando el menor calor posible, para que no pierda sus propiedades.

Nada más por hoy, esperamos que os haya gustado y para todo lo demás… ¡Nos olemos en Caléndula!

Nos hemos ayudado en Vidanaturalia.com para realizar este artículo. Gracias.
Publicado el

Karité, el árbol de mantequilla.

¿Qué es el Karité?

 

Almendra de Karité de la que se extrae la manteca.

El Karité (árbol de mantequilla) es un árbol que se encuentra en la zona Oeste del continente africano. Puede llegar a alcanzar los 15 metros de alto y vivir durante 3 siglos. De su fruto en forma de almendra se extrae, después de prensar y hervir el fruto, una grasa vegetal llamada Karité. Al igual que el Argán, es comestible y muy utilizado en la cocina local. También en la industria chocolatera, como sustituto de la manteca de cacao. Compuesta principalmente de ácido palmítico, ácido esteárico, ácido oleico, ácido linolénico, ácido linoleico. Se conoce sobre todo a esta grasa vegetal por sus propiedades hidratantes, por lo que es utilizada en la composición de numerosos preparados de la industria cosmética.

Como curiosidad, en algunas zonas donde crece este árbol (Burkina Faso, Costa de Marfil, Malí o Sudán), es considerado un árbol sagrado y no está permitido recoger sus frutos directamente, hay que esperar que caigan al suelo para poder recogerlas.

Tras 15 años dará sus primeros frutos, pero no es hasta los 30 años cuando alcanza su madurez. Es entonces cuando se pueden recolectar hasta 20 kg de frutos, que se convierten en 5 kg de almendra seca, de la que se extrae tan sólo 1 kg de manteca de Karité.

De todo un árbol se extrae 1 kg de mantequilla.

 

¿Cómo se extrae la manteca de Karité?

 

Triturando el fruto.

La recogida de las almendras o nueces y la fabricación de manteca de Karité es una actividad que da trabajo a muchas mujeres del África Occidental. Sólo en Burkina Faso se dedican a esta actividad entre 300.000 y 400.000 mujeres.

La elaboración empieza con la recogida y el lavado de la almendra. A continuación se trituran, se tuestan y se pasan por un molino para obtener una pasta marrón muy líquida. Se bate a mano para separar la mantequilla del resto de componentes en la superficie del líquido.

La mantequilla resultante se lleva a ebullición y se filtra varias veces, separando las impurezas, hasta que se consigue un producto limpio de color miel.

La manteca que se obtiene para productos cosméticos, presionando en frío los cotiledones ricos en grasa de la almendra, es de color blanco marfil y tiene un olor bastante fuerte. También se puede encontrar manteca de Karité refinada (o de grado A), que hace desaparecer ese peculiar olor y muestra con un tono más blanquecino.

 

Propiedades y usos del Karité.

La manteca de Karité actúa recubriendo la piel con una película invisible que evita la deshidratación y la protege de las agresiones externas, como el sol, el viento o los cambios bruscos de temperatura. Es muy eficiente en la regeneración de la piel, calma las pieles irritadas. Para nosotros, es el más efectivo de todos los productos antienvejecimiento que podemos encontrar en la naturaleza.

 

  • Manteca de KaritéEficaz en el tratamiento de eccemas, psoriasis y rosácea. Las cremas con manteca de karité ayudan a reducir la inflamación y enrojecimiento de la piel. También son útiles para la cicatrización.
  • Reduce naturalmente las arrugas. Es un producto natural que no sólo aporta hidratación a la piel, sino que restaura su elasticidad.
  • Trata lesiones por quemaduras y heridas. Combina sus propiedades restauradoras con las propiedades cicatrizantes.
  • Restaura el cabello. La estructura capilar puede verse afectada por los tintes, el viento o el sol. Un champú con manteca de Karité aporta los nutrientes esenciales que el cabello necesita, recuperando su estructura y brindándole brillo y suavidad.
  • Protege la piel del sol. Reduce la acción de rayos UVB y UVA.
  • Reduce o cubre las estrías. Por su capacidad de reparar la piel, el uso de jabones con manteca de Karité es ideal para reducir las estrías.
  • Humectante natural. Ayuda a humectar zonas específicas, como por ejemplo codos, talones o manos.

La manteca de Karité se conoce con el nombre botánico de  Butyrospermum parkii. En honor al escocés Mungo Park.  Este explorador vivió a finales del siglo XVII y fue el primero que lo trajo a Europa, difundiendo las virtudes de este fruto.

Y hasta aquí esta entrada. Con la intención de que sepas algo más de uno de los mejores productos utilizado en la cosmética natural.

Muchas gracias por la lectura y… ¡Nos olemos en Caléndula!

Para realizar esta entrada me he ayudado en innatia.com, wikipedia.org,