Publicado el

Protege tu piel del frío invierno.

Protege tu piel.

Con el frío, la piel se cuartea. 

Llega el frío y es tiempo de calditos, vitamina C, bufandas, guantes. Pero ¿quién protege tu piel? Al fin y al cabo, es la primera capa de tu cuerpo, (“cebolla” cuando llega el frío) y por eso queremos darte 4 consejos que van a serte muy útiles. ¡Comenzamos!

Efectos del frío en la piel.

Lo primero que nos viene a la cabeza es la “piel de gallina”. Vale, pero también se te ponen los pelos de punta cuando oyes una buena canción o a vives una situación bonita. Así que vamos a contaros cómo afectan las bajas temperaturas a nuestra dermis.

Los vasos capilares de nuestra piel son los encargados de que llegue suficiente oxígeno y nutrientes a las células de la epidermis, pero con el frío se contraen y disminuye la irrigación, lo que provoca que nuestra piel tenga un aspecto apagado. 

También afecta al ciclo de regeneración celular, retrasándolo y haciendo que se acumulen las células muertas. Eso hace que sintamos una sensación de tirantez y la acumulación de células muertas hace que la secreción sebácea no llegue a la superficie para lubricar y nutrir la epidermis, dejándonos la piel seca.

Y aparecen las rojeces en nuestra piel. Las pieles secas, finas y claras suelen ser más propensas al enrojecimiento cutáneo ya que tienen menos glándulas sebáceas. Por lo tanto, la barrera protectora de la piel está debilitada. Al ser más finas, visualmente, se percibe la microcirculación (rojeces) en la superficie de la piel.

Consejos.

Abrigarse sería el primer consejo que os daríamos, pero una vez que tenemos cubierto el cuerpo, cual “cebolla andante”, siempre hay zonas que quedan más expuestas.

  • Hidratación. La cara y las manos son las partes más sensibles de sufrir las bajas temperaturas. Y no hay otro secreto que llevar una buena crema de manos en el bolso, en el coche o en la oficina. utilízala a menudo para crear una capa protectora que evite la escamación o incluso heridas.

    Protege tus labios con productos de calidad.

Para la cara utiliza cremas nutritivas, aunque tengamos pieles grasas, en este tiempo admiten algo más de nutrición. Y no descuidaremos una de las partes más sensibles, el contorno del ojo. (Recomendamos nutrirlo por la mañana y antes de irnos a la cama).

  • Labios. Si hay una zona sensible a los cambios de temperatura son los labios. Tienden a cuartearse y a formar grietas que se abren en cada gesto. Un buen protector labial a mano te librará de esas grietas. Insiste cada vez que veas oportuno, y recuerda que por la noche los tratamientos son más efectivos.
  • Vitamina C. En zumos, verduras o cremas, abusa de ellas cuanto quieras. A parte de ir bien para tu salud, también lo agradecerá tu piel.
  • En la ducha. No te va a gustar, pero si el agua está muy caliente o abusamos del tiempo, removerá el manto hidrolipídico de nuestra piel. Los dermatólogos recomiendan que sean cortas y con agua tibia. Por supuesto con jabones naturales que respeten el pH de nuestra piel.
  • Bebe agua. Este consejo está en todos los artículos que escribimos y aparece la piel. Y aunque no apetezca en invierno, hay que beber dos litros diarios. La solución puede estar en las infusiones.
  • Calefacción. Todo son inconvenientes para estar perfect@s, y la calefacción no iba a ser menos. Un exceso de temperatura hace que la piel se reseque y la deje tirante.
  • Pon atención a las zonas más secas: codos y rodillas. Y puedes renovar esas células muertas con una exfoliación suave cada 10 – 15 días, recuerda que en invierno el ciclo regenerador de la piel es más lento y no  le irá mal una ayuda.

De regalo, otro consejo

En Caléndula aconsejamos a nuestros clientes el uso de aceites como complemento a las cremas. Los aceites (Argán, Jojoba, Almendras dulces), cuando salimos de la ducha y antes de la crema, harán que la nutrición llegue a las 3 capas de la piel, la crema corporal después formará una capa y aumentará nuestra protección contra el frío. 

Con estos consejos, gorrito, guantes y bufanda (tamaño manta que se llevan este año), prometemos que no sufriréis de piel seca ni enrojecida por el frío.

¡Nos olemos en Caléndula!

 

 

Publicado el

Propiedades y usos del Aceite de Jojoba

Arbusto y fruto de Jojoba

Propiedades y usos del Aceite de Jojoba.

Si te decimos que el aceite de Jojoba puede servirte como acondicionar capilar, desmaquillante o puedes usarlo como contorno de ojos, ¿te lo creerías? Pues vamos a darte las razones por las que este estupendo aceite puede resolver muchos problemas de tu piel y  cuero cabelludo. ¡Comenzamos!

La Jojoba, conocida como Simmonsdia chinensis, es una planta arbustiva originaria del desierto de Sonora (entre la frontera de México y Estados Unidos) y del desierto de Mojave (California, Arizona, Utah y Nevada en Estados Unidos).

Es el único vegetal que produce cera líquida, con propiedades físicas y químicas de gran utilidad para una amplia variedad de industrias básicas, entre ellas la cosmética. Así pues, no hablaremos de un aceite propiamente dicho, hablaremos de una cera líquida.

Propiedades.

Para la piel: Es una cera (líquida) que actúa directamente contra el envejecimiento. La aplicación habitual del aceite de Jojoba facilita los procesos de regeneración celular y aumenta tanto la elasticidad como la suavidad y firmeza de la piel. Además de su alto contenido en ceramidas, también está presente en el Aceite de Jojoba la vitamina E, que actúa como antioxidante y protege a la piel de los radicales libres.

Está indicado tanto para pieles muy secas como para pieles grasas, es un perfecto re-equilibrante, regula la producción de sebum de nuestra piel. ¿Cómo puede ser esto? Al tener un gran poder de absorción, en pieles secas sería lo más indicado (no es de tacto graso) y en pieles grasas, ese poder de absorción haría que penetrara en el poro y expulsara la suciedad hacia fuera.

Esto último hace que el aceite de Jojoba sea un perfecto desmaquillante, no obstruye los poros, no es irritante y no causa reacciones alérgicas. Ayuda a rehidratar la zona, incluso en el contorno de ojos. Sus propiedades calmantes también alivian el enrojecimiento en la piel debido al acné.

Aceite vegetal de jojobaComo aceite corporal, lo mejor sería usarlo después de la ducha para conseguir una máxima absorción. Deja la piel tersa, suave y ayuda en la prevención de la aparición de las estrías. También lo podemos usar como crema de noche antes de ir a dormir.

Para el cabello: Es, sin duda, donde más protagonismo tiene este aceite, para cualquier tipo de cabello, incluso teñidos o encrespados.

El aceite de Jojoba ayuda a controlar la producción de sebo en el cuero cabelludo que suele depositarse en los folículos pilosos y que es el responsable de que el cabello tenga caspa y/o seborrea, el pelo se parta de las puntas o se ponga excesivamente graso o seco.

Equilibra la producción de sebo y ayuda a promover un brillo saludable en el cabello, esto lo hace ideal para los cabellos grasos. Como elimina el exceso de sebo producido por el cuero cabelludo, también ayuda a eliminar el sebo en los poros tapados, con ello el cabello crece más fuerte y se previene la pérdida de cabello.

Si tienes el cabello opaco y seco o frágil y quebradizo, el aceite de Jojoba te ayudará a fortalecer el folículo, es 100% natural y se puede utilizar tantas veces como quieras sin el peligro de productos químicos agresivos e irritantes.

Los productos para el cuidado del cabello (champús, cremas) que contienen Jojoba proporcionan mayor brillo y suavidad al pelo, ayudando en su regeneración y actuando contra la grasa.

Recomendaciones de uso.

En el rostro: 

-Como desmaquillante en un algodón o disco limpiador.

-Aplica una gota en el contorno del ojo por la noche.

-Como crema de noche o sérum.

-En labios secos  le proporciona una hidratación duradera y ayuda a que los labios secos se sientan suaves y tiernos. Aporta un brillo que le da un aspecto sano y natural.

-La aplicación de aceite de Jojoba antes de afeitar ayuda a hacer la piel suave y fácil de trabajar. También se puede aplicar después del afeitado para suavizar y calmar la piel ya que proporciona un efecto de enfriamiento excelente.

En el cuerpo: 

-En todo el cuerpo después de la ducha.

-Por las noches antes de irte a dormir en manos, codos, rodillas y talones.

En el cabello:

-Contra el encrespamiento aplicar 4 ó 5 gotas en el cabello.

-Utilízalo como mascarilla antes de la ducha, 10 gotas de aceite de media melena hasta las puntas y deja que actúe durante 30 minutos.

-Directamente sobre el cuero cabelludo si tienes problemas de caspa o seborrea.

-Recomendamos usarlo directamente, pero puedes utilizarlo mezclando 3 ó 4 gotas de aceite en tu champú, así le aportarás un extra de hidratación a tu cabello.

 

Esperamos que haya sido de utilidad este artículo, puedes hacer cualquier comentario o apreciación y recuerda que compartir es amar.

¡Nos olemos en Caléndula!