Publicado el

Aceite vegetal de Avellanas. Todo lo que necesitas saber.

Aceite vegetal de Avellanas.

aceite-vegetal-de-avellanas
Fruto del aceite vegetal de avellanas.

 

De primera presión en frío, el aceite vegetal de avellanas está especialmente indicado para pieles mixtas/grasas. Tiene acción cicatrizante y es rico en vitamina E y minerales. Penetra en las capas de la piel y es rico en ácidos grasos monoinsaturados.

Con esta descripción podríamos dar por acabado el artículo y tú te quedarías tan bien. Pero nos ha pasado una cosa: al buscar información sobre este aceite y hablar con Mar, que es la responsable del laboratorio granadino Labiatae (nuestro proveedor), hemos descubierto que no es un aceite vegetal más. Recoge las cualidades de los mejores aceites vegetales de los que os hemos hablado desde el inicio de Caléndula.

Si te apetece seguir leyendo, vamos a contarte todo lo bueno de esta maravilla, de la que muchos en tienda nos preguntabais y por fin lo hemos incorporado. Gracias por descubrirnos cositas buenas, para nuestros amigos y para nosotros.

 

Extracción y composición.

 

Como ya te hemos indicado arriba, el aceite vegetal de avellanas (Corylus avellana oil) se obtiene del prensado en frío del fruto de la avellana, sin su cáscara. Se necesitarían casi 3 kilos de avellanas para extraer un litro de aceite vegetal. Bajo nuestro punto de vista, de la primera prensada en frío salen los mejores aceites vegetales, pero solo es nuestra opinión personal.

Vamos a desgranar un poco su composición. Es rico en ácidos grasos monoinsaturados (Oleico 75%, Palmitoleico 2%); ácidos grasos saturados (Palmítico 5%, Esteárico 3%); ácidos grasos poliinsaturados (Linoleico 15%). Además contiene esteroles, polifenoles, flavonoides, taninos, tocoferoles (vitamina E), vitamina A, miricitrósido (vit. P), calcio, magnesio y potasio. 

Destacamos su contenido en ácido graso esencial Omega 3, Omega 6 y  ácido graso no esencial Omega 9; el aporte en vitamina E (antioxidante), minerales. El ácido palmitoleico le aporta la particularidad de una absorción rápida. 

Lo que hace del aceite vegetal de avellanas un aceite muy penetrante en la piel. Perfecto para utilizarlo como aceite vehicular o base en masajes o aromaterapia, ya que cualquier otro componente (aceites esenciales) que añadamos, nos aseguramos que llegará a las capas más profundas de nuestra dermis.

 

Propiedades.

 

Si nos has seguido durante estos años o eres un aficionad@ a los aceites vegetales, vas a descubrir que el aceite vegetal de avellanas recoge lo mejor de otros aceites (jojoba, almendras dulces, rosa mosqueta, coco o caléndula). Todo en uno, aunque a nosotros nos gusta diferenciar y aprovecharnos de las propiedades individuales de cada uno de ellos.

El aceite vegetal de avellanas es de color amarillo pálido (dorado), de textura líquida, no demasiado grasa. Con una suave y agradable fragancia a avellanas tostadas. Está indicado para todo tipo de pieles.

  • Al no taponar el poro (no comedogénico) estaría orientado para pieles mixtas o grasas.
  • Ideal para pieles con tendencia grasa (acné), adolescentes o dermatitis seborréica.
  • Lubrica y protege las pieles secas y dañadas, mejorando las cicatrices, estrías o labios agrietados.
  • Posee una acción calmante y reparadora sobre la piel.
  • Aporta suavidad y tonifica.
  • Es de rápida absorción, no deja sensación grasa.
  • Ayuda a regular las glándulas sebáceas.
  • Protege la piel contra los rayos UV, mínima (muy importante), FPS10
  • Aporta flexibilidad y elasticidad, ayudando a prevenir la aparición de estrías.
  • Puedes utilizarlo para nutrir el contorno del ojo y como desmaquillante.

Como ves, contiene las propiedades nutritivas y no comedogénicas del aceite vegetal de Argán, regulador del sebo como el de Jojoba, cicatrizante como la Rosa Mosqueta, suavizante como el aceite de almendras dulces, combate las estrías como el karité, protege pieles dañadas como la caléndula (aunque este aceite es un oleolato, la planta macerada). A todo esto podríamos añadir que se asemeja al aceite de coco por su acción contra los rayos UV (pero no lo utilices solo).

 

Usos del aceite vegetal de avellanas.

 

avellanas
El aceite vegetal de avellanas es un aceite base perfecto.

Lo primero que debemos destacar es que, como ya sabes, las avellanas son frutos secos. Todas aquellas personas que tengan problemas de alergias con los frutos secos deben consultar con su especialista (lo mismo pasa con el aceite de almendras dulces). Si tienes dudas prueba una mínima cantidad en el dorso de la mano (como con cualquier producto).

El aceite vegetal de avellanas es uno de esos productos que se ponen de moda. Sí, sí, aunque se utilice desde tiempos donde no había ni lápices. Hay ingredientes naturales que los empezamos a ver en todos lados, por suerte, y no sabemos por qué. Bueno, sí lo sabemos, porque son grandes productos y se aprovechan para la innovación y la mejora de cremas, lociones, champús, etc. Pasó con el aceite de Argán y ahora está pasando con el de Avellana. Nos alegramos de ello.

Aceite para masajes. Perfecto como aceite base. Es algo más fluido
que el de almendras, pero no deja rastro graso ya que se absorbe mejor. Además, combina con cualquier aceite esencial y su aroma es agradable y suave.

Jabones. Muy utilizado para realizar jabones específicos para pieles mixtas o grasas, con problemas de acné. También aporta acondicionado al jabón.

Cosmética. Si se pone de moda y encima es bueno, mejor que mejor. Utilizado en cremas, lociones o protectores solares. Para el rostro, el cuerpo o las manos. Su poder para penetrar en la piel sin taponar el poro lo hace adecuado para cualquier zona del cuerpo. Evita irritaciones y alergias, es nutritivo, regula el sebo y lo puedes usar como aceite de día.

Cuidado capilar. Aporta suavidad y brillo. Está indicado para cabellos secos o castigados, protege en climas áridos. Es un potente regenerador del cabello.

 

Y de regalo….

 

Como has llegado hasta aquí leyendo, te has ganado dos recetas. Una nos la ofrece nuestro laboratorio de confianza (Labiatae) y otra uno de los blogs en los que nos hemos apoyado para informarte lo mejor posible (Caléndula, jabones y más).

Os hablamos de la acción calmante y regeneradora del aceite vegetal de avellanas, pues qué mejor que aplicarlo en un aftersun natural 100%, ahí va.

Aftersun natural: En una disolución del 2% de aceite esencial de geranio, manzanilla y espliego (o lavanda).

Nuestro aceite vegetal de Avellana

No te has enterado de lo del 2% ¿verdad? Pues en 98 ml de aceite vegetal de avellanas añades 2 ml de los 3 aceites citados en total, no de cada uno. Y para que lo tengas en cuenta, 1 ml de aceite esencial corresponde a 20 gotas aproximadamente.

 

Y si os hablamos que es ideal para pieles grasas o mixtas, lo mejor que podemos hacer es daros una receta para nuestro cutis. Apunta.

 

Mascarilla facial para pieles grasas.

  • ½ cucharadita de aceite de avellanas.
  • ½ cucharada de aceite de jojoba. 
  • 1 cucharada de arcilla verde natural.
  • 2 gotas de aceite esencial de limón. 

Mezcla todos los ingredientes en un bol y lo aplicas sobre el cutis limpio. Deja actuar unos 10 minutos y retira con agua tibia. No dejes que se seque la mascarilla en tu rostro ya que resecaría en exceso la piel.

 

Y hasta aquí llegamos. Esperamos que se os haya hecho cortito y amena la lectura. Es un aceite con grandes posibilidades, muy útil y versátil. Para nosotros un gran descubrimiento que no va a faltar en nuestra casa desde ya.

Muchas gracias por leernos y para todo lo demás, como siempre… ¡Nos olemos en Caléndula!

 

 

Publicado el

Etapas de la rosácea y algún truco muy sencillo.

Etapas de la rosácea.

Pápulas típicas de la rosácea

Para quienes no sufren esta enfermedad, ruborizarse puede ser una anécdota, algo divertido. Pero ponerse colorado es la primera de las etapas de la rosácea. La más usual y que pasa desapercibida porque no entendemos que sofocarse puede ser un síntoma de algo que nos puede afectar de por vida.

No es una enfermedad que evolucione de una etapa a la siguiente, no hay un orden. Pueden ser rubores pasajeros o muy persistentes. Controlables, con los que vas conviviendo, pero que golpe sufre un estallido, un brote y evoluciona a otra etapa. No siempre es la siguiente en gravedad, puede agravarse de repente.

Por eso os vamos a comentar las distintas etapas de la rosácea, de menor a mayor gravedad. Ten en cuenta que la enfermedad no se desarrolla de una a otra, tan solo os damos un orden “coherente”.

Las vamos a dividir en 4 etapas:

Pre-rosácea.

Es la más leve y donde comenzamos con esos rubores, que no sabemos por qué nos pasa. Suele afectar a mejillas, nariz o frente y viene acompañada de una sensación de calor .

Esto es debido a la dilatación de los vasos sanguíneos más superficiales. Hace que nuestra piel se vuelva más sensible a ciertos productos cosméticos y el enrojecimiento se va volviendo más persistente. Sobretodo en la zona central de la cara: nariz y “alrededores”.

Rosácea vascular.

Los vasos sanguíneos pasan de dilatarse a inflamarse visiblemente. Son esas líneas rojizas con un nombre bastante complicado de recordar: telengiectasias. Es en la zona de la nariz y las mejillas donde suelen aparecer primero. Se dilatan las glándulas sebáceas, el aspecto de la piel pasa a ser graso y pueden aparecer brotes de acné.

Aumenta la sensibilidad de nuestra piel, reaccionando peor a ciertas cremas. Los rubores son más frecuentes, en algunos casos, permanentes.

Rosácea inflamatoria.

En esta fase aparecen pápulas (granitos rojos) y pústulas (granos con pus). Se suele confundir con el acné corriente, pero su tratamiento no es el mismo.

Los granos tienden a expandirse desde la zona central a toda la cara. Comienza a ser dolorosa esta etapa de la rosácea.

Rosácea severa.

Todos los síntomas anteriores se intensifican, pudiéndose acumular. Se pueden presentar intensos rubores con grandes telengiectasias, pápulas y pústulas abundantes, juntándose para formas placas.

En esta fase puede llegar a afectar a los ojos, con síntomas muy parecidos a la conjuntivitis y puede llevar a la pérdida de visión hasta llegar a la ceguera total..

Estas cuatro fases sirven para identificar los diferentes tipos de rosácea, de las que os hablamos en un artículo anterior (lo puedes recordar pinchando aquí). Dale la importancia necesaria, es una enfermedad crónica, pero puedes hacer muchas cosas para prevenirla, atenuarla y evitar que avance.

 

Unos trucos que te pueden ayudar.

Os recordamos que no somos médicos ni especialistas. Nos hacemos eco de páginas especializadas como  saludtotal.net ó dominaturosácea.com donde tratan desde hace muchos años con el tema de la rosácea. Siempre, siempre, siempre, os recomendamos tratar con un especialista, en este tema en concreto y en todos los que tratamos en nuestro humilde blog.

Queremos dar respuesta a vuestras dudas y peticiones, pero no vamos a poner en riesgo la salud de nadie. Si decimos que algo puede ser bueno pero no funciona como esperabas, puede que necesites otro tipo de remedio. No son fórmulas exactas ni brujería. Son pequeños trucos, lo más naturales posibles, que os pueden reconfortar. Así que.., ¡allá vamos!

Aloe vera.Aloe-vera

Si quieres calmar y regenerar la piel, la planta de aloe vera es tu gran aliada. En el artículo que le dedicamos al aloe te explicamos cómo extraer la pulpa con toda seguridad. Y la pulpa limpia, pasada por la batidora y congelada en una cubitera puede ser una solución muy refrescante para tu acalorado rostro.

El artículo lo tienes pinchado aquí.

Mascarilla de té.

Elegiremos el té matcha, la razón es que tiene 10 veces más antioxidantes que el fantástico té verde.

Lo puedes mezclar con un poco de yogur, agua o incluso con un poco de aceite de jojoba. No nos cansamos de repetir que es el mejor aceite que os podemos recomendar, pero no queremos ser muy pesados.

Esta mascarilla te resultará muy refrescante y ayudará a desinflamar la piel de tu castigada cara. Si no padeces de rosácea también puedes utilizarla en tu rutina semanal.

Aguas florales.

¿Habrá algo más sencillo? Pulveriza agua floral o agua termal sobre el rostro para bajar la temperatura. Te ayudarán a desinflamar y calmar la sensación de quemazón.

Aquí hay donde elegir: lavanda, hamamelis, caléndula o manzanilla son las más aparentes para la rosácea. Recuerda evitar aguas florales con perfumes añadidos o alcohol. Lo más natural posible y si es ecológica mejor aún.

Compresas de té verde.

Ya os hemos dicho que tiene propiedades antioxidantes y este truquito es de lo más sencillo. Tan sólo debes empapar unos discos de algodón (ecológico mejor) en una infusión muy concentrada y fría de té verde.

Aplícalo sobre el rostro y déjalo actuar unos 10 minutos, déjalo pegado a tu piel  pegado. No dejes pasar mucho tiempo desde que hagas la infusión hasta aplicar la compresa. El té verde pierde sus propiedades antioxidantes pasadas 3 horas aproximadamente.

 

Esperamos que estos trucos te sirvan para calmar las consecuencias de esta enfermedad. Debes aprender a vivir con ella, conocerla y conocerte. Caléndula va a estar a tu lado para todo lo que puedas necesitar, en forma de consejos o de productos naturales y ecológicos. Confía en ellos.

Publicado el

Rosácea, ¿por qué me pasa a mí?

¿Qué es la Rosácea?

 

rosácea
La rosácea afecta, principalmente, a las mujeres.

La rosácea quizás sea la dolencia de la piel más usual entre nuestros clientes. Cada día son más los que vienen con este problema. Sin saber por qué, ni qué hacer para solucionarlo.

Os vamos a hablar de la rosácea, los diferentes tipos, las causas y sus consecuencias. Pero ya os adelantamos que es una dolencia crónica, que tiende a progresar y empeorar si no se consigue dar con el tratamiento adecuado, pero que es benigna para nosotros. Esperamos que identifiques cuál es tu tipo y te ayuden los consejos para paliar sus consecuencias.

La rosácea es una enfermedad muy común de la piel. Se caracteriza por el enrojecimiento de la cara (mejillas, mentón, nariz), pudiendo alcanzar a cuello y pecho. Suele aparecer como brotes pequeños y de corta duración. Pero con el tiempo comienzan a ser más frecuentes y duraderos.

Afectan a personas adultas y es más frecuente en mujeres, aunque los casos más severos se observan en los hombres. Por lo general, la rosácea no entiende de tipos de piel (grasa, seca, mixta..) aunque es en las pieles claras donde se dan más casos.

Factores desencadenantes.

Cualquiera de los siguientes factores pueden hacer que la rosácea aparezca o se agrave si ya la padeces. Hay un factor genético, pero nadie está a salvo de que, en un momento dado, aparezca un brote y a partir de ahí tengas que convivir con ella de la mejor manera posible. Si tenemos en cuenta estos factores podremos prevenir su aparición y atenuar sus consecuencias.

Clima: Poco tenemos que hacer contra este factor externo. Podríamos buscar otro sitio para vivir, pero no nos libraría de sufrir las consecuencias de cambios bruscos de temperatura, del calor, la sequedad del ambiente o del frío.

  • Debes evitar los lugares donde la calefacción esté muy alta y los secadores del pelo.
  • El agua fría estimula la circulación, fortalece el sistema inmunitario y tonifica la piel. Así que olvídate de saunas y baños calientes. Duchas de agua tibia y acaba con unos segundos de agua fría (ya, no apetece ni en verano pero…)
  • Protección solar todo el año. No olvides nunca aplicar crema solar, aún cuando no haga sol. Recuerda que la radiación ultravioleta está aunque no brille el astro rey. Y en verano debes proteger tu cabeza con una pamela o gorra, evitando mirar hacia el sol.
  • Contra el frío utiliza un pañuelo o una bufanda para protegerte del viento.
  • En casa, tanto si utilizas calefacción o aire acondicionado, utiliza humidificadores (o recipientes con agua cerca de los radiadores).

Alimentación: Si no nos cuidamos por dentro se nota por fuera, pero con la rosácea especialmente. La salud del intestino y nuestra piel van de la mano.

comida-caliente
Evita comidas calientes, picantes y el alcohol.

Debes evitar que la temperatura del cuerpo sufra aumentos considerables y para eso deberás controlar lo siguiente:

  • Bebidas o comidas muy calientes.
  • Comidas copiosas y picantes.
  • Alimentos azucarados.
  • El gluten y los lácteos.
  • El alcohol.
  • Tabaco y entornos con humo (fumadores activos y pasivos).

Todos estos factores tienen consecuencias inmediatas. Deberás saberlos controlar, no quiere decir que no consumas nada de lo que te he citado, pero tú  sabrás cómo, cuánto y la frecuencia. Dependerá del tipo de rosácea que tengas y sus consecuencias inmediatas. Si es muy severa te cuidarás de no probar nada de lo citado y si sufres de enrojecimientos esporádicos, una copita de vino de vez en cuando no te hará agravar más la dolencia (aunque no sea bueno).

Nivel de estrés: Hablamos de niveles de estrés porque damos por seguro que, llegada una edad, todos lo padecemos. Y la rosácea puede aparecer como lo hace la Psoriasis: por un estado de ansiedad elevado. Nuestra recomendación (no hace falta ser médico) es que te tomes la Vida con más calma, siempre que sea posible. Mantente en contacto con la Naturaleza y aprende a soltar todo lo que no te haga feliz. Tu piel será una de las primeras beneficiadas.

Si te ayuda, puedes probar otras técnicas de relajación como el yoga o la meditación. Aunque también hay personas que se relajan cuidando plantas o jugando al parchís. Eso depende de ti, haz lo que te guste para relajarte.

Bebe agua: No nos cansamos de repetirlo, esto sale mucho en casi todos los temas de salud, sí. La deshidratación es el caldo de cultivo perfecto para la rosácea. Una piel seca y quebradiza la hace más vulnerable a las inclemencias del  tiempo.

Beber agua y consumir frutas o verduras a diario te ayudará a tener una piel sana e hidratada.

Nuestra piel está formada por agua en un 70%. Eso le aporta la flexibilidad y permeabilidad adecuada.

Si el agua te resulta aburrida, puedes aprovecharte de el alto contenido en antioxidantes que contiene el té verde, muy beneficiosos para combatir la rosácea. Pero no olvides que no debes tomarlo muy caliente.

Duerme: Pero duerme bien, descansa. Haz de tu cama un territorio exclusivo para dormir (bueno…). No te lleves el trabajo o los problemas al dormitorio. Intenta desconectar antes de ir a dormir y deja todo lo que te ha pasado a lo largo del día en la puerta.

No vamos a hablar de horas de sueño, porque eso es muy relativo. Puedes dormir 10 horas y no descansar o dormir 6 y levantarte como nuevo. Pero 7/8 horas de descanso sería el mínimo recomendado. El sueño no se recupera durmiendo después, porque el cuerpo acusa su falta.

Productos cosméticos: Van a ir directamente a tu rostro y debes cuidar lo que utilizas y cómo lo haces.

No intentes ocultar ni disimular tu rosácea con maquillaje, va a ganar siempre ella.

La piel con rosácea es muy sensible y reactiva a cualquier producto. Utiliza productos naturales, no abuses de los exfoliantes, a no ser que sean los indicados para tu piel. 

Debes evitar productos que contengan parabenos, alcoholes, sulfatos o exfoliantes donde debas ayudarte de herramientas de arrastre (cepillos, toallas o el azúcar). Resultan muy agresivos para tu delicada piel. De todos ello hablaremos en otra ocasión.

Y voy a decirte un producto del que no deberías separarte nunca si padeces de rosácea: Aceite de Jojoba. Como nutriente, desmaquillante, para el contorno de los ojos (la piel más delicada de nuestro rostro). Os recuerdo que ya hablamos de él y nunca está mal recordarlo aquí.

Y después de enumerar los factores que pueden beneficiar o perjudicar tu rosácea, vamos a identificar los diferentes tipos, a ver si encuentras la que te afecta directamente. Igual nos queda un poco largo este artículo, pero creemos conveniente dejarlo todo atado y bien atado. Ya queda menos para terminar y siempre puedes volver para releerlo con más tiempo. Gracias por la atención.

 

Tipos de rosácea.

Dependiendo de sus características y síntomas, la rosácea se puede dividir en 4 grupos, pudiendo estar presente más de uno en la misma persona.

  • Rosácea eritematosa-telangiectásica. Se distingue por el enrojecimiento (eritema) del centro de la cara, nariz y mejillas, presentando sensación de calor o quemazón.

Los vasos sanguíneos suelen quedar visibles y dilatados en la zona nasal, en forma de arañas vasculares o telangiectasias. En algunos casos, los síntomas pueden extenderse a cuello, pecho, zona del cuello o cuero cabelludo. 

Rinofima o rosácea fimatosa, más común en hombres.

La piel se inflama y notamos una sensación de quemazón, que desaparece después del brote, pero la piel queda reseca y enrojecida.

  • Rosácea pápulo-pustular. Afectaría a las mismas zonas que el anterior caso, pero la zona central de la cara sería más leve. 

En este caso notaríamos la aparición de pápulas, bultos o pústulas parecidas al acné, pero sin aparecer puntos negros o comedones ni presencia de pus. La piel queda muy sensible, con un ligero escozor pero más leve que la rosácea eritematosa.

La zona afectada es la misma: cara, cuello, nariz, pecho. Después del brote, la piel queda con un aspecto graso y con la presencia de arañas vasculares. Más común en mujeres de mediana edad.

  • Rosácea fimatosa. En este caso, los afectados serían los hombres y es una evolución  más grave de los dos casos anteriores.

Debido a la inflamación de la dermis y la epidermis, la piel adopta un aspecto mas tosco e irregular. Sobretodo en la nariz (rinofima), aunque también puede afectar a orejas, mejillas, frente, mentón o párpados.

La piel queda brillante y de aspecto muy graso, Pudiéndose notar los poros muy dilatados y la aparición de arañas vasculares. Piel rugosa y con bultos internos.

  • Rosácea ocular. Afectaría a personas jóvenes, en uno o ambos ojos. Quedan irritados, lacrimosos, con sequedad, ardor o quemazón. Tienes la sensación de tener arenilla en los ojos, incitando al frotamiento, lo que hace que se irrite más aún.

La visión puede quedar borrosa, y podemos padecer de hipersensibilidad a la luz. Es un caso grave que debe tratarlo el oftalmólogo ya que pueden aparecer, en ocasiones, algún quiste en los párpados.

Este tipo de rosácea la pueden llegar a desarrollar 1 de cada 5 pacientes.

 

Nos va a quedar en el tintero unos truquitos para calmar estos síntomas de la rosácea, y las diferentes fases. Pero eso será en el siguiente artículo, que de tanto leer se os va a irritar el ojo y pensaréis que es rosácea… Muchas gracias por llegar hasta aquí, es una forma de agradecernos el trabajo realizado.

Esperamos que os sea de ayuda, y para todo lo demás…¡Nos olemos en Caléndula!

 

Para documentar este artículo nos hemos ayudado de páginas especializadas como dominaturosácea.com y saludtotal.net.
Publicado el

Hoy hablamos de la esponja Konjac.

¿Qué es el Konjac?

El Konjac es un tubérculo procedente del Sudeste Asiático (China, Japón, Indonesia, Corea del Sur). Es utilizado en el sector alimentario, sobretodo en Japón, para realizar guisos, pasta, o aperitivos. Pero os vamos a hablar del Konjac como ingrediente principal de las esponjas.

Proceso de fabricación.

Aspecto del Konjac

Se deja secar el tubérculo para después molerlo, la harina resultante se mezcla con agua formando una gelatina.

Se rellenan los moldes esterilizados y esperan a que madure la gelatina en ellos. A través de la humedad, la esponja adquiere su textura particular.

Cuando ya ha madurado se introducen al baño María hasta adquirir la suavidad que le caracteriza, se procede al envasado y empaquetado.

 

Propiedades.

La esponja Konjac está compuesta únicamente de harina de konjac y agua y, además, es rica en minerales y vitaminas. Como veréis, es un producto:

– 100% natural y biodegradable

– Ecológico, sin aditivos y respetuosa con el medioambiente

– No irrita la piel, con pH neutro

– Apta para veganos

– Hidratante natural

– Sin colorantes artificiales

 

Tipos de esponja Konjac.

Si conoces esta esponja, puede que la hayas visto de colores y formas diferentes. Suelen tener aspecto de media esfera o de corazón, que estarían indicadas para el rostro y otras rectangulares de mayor tamaño serían las indicadas para la limpieza corporal. Todas ellas tienen un efecto exfoliante.

Esponja Konjac rosa

En cuanto a los colores se refiere, existen varios modelos dependiendo del tipo de piel a la que vaya dirigido. Así nos podemos encontrar con los siguientes colores:

Konjac Blanca: Indicada para todo tipo de piel, no lleva ningún producto añadido.

Konjac Rosa: Indicada para pieles sensibles, deshidratadas o apagadas. Contiene arcilla rosa.

Konjac Roja: Con arcilla roja, está indicada para pieles maduras, aporta luminosidad.

Konjac Negra: Contiene carbón de Bambú y está indicadas para pieles grasas, acnéicas o problemáticas.

Konjac Verde: Indicada para pieles mixtas, contiene arcilla verde.

Modo de empleo.

Nuestra esponja Konjac viene en una bolsita de plástico, herméticamente cerrada y protegida. Deberemos ponerla en remojo con agua caliente durante unos minutos, porque cuando está seca se endurece. Una vez que la usemos deberemos colgarla de la cuerdecita que trae para que seque completamente.

Masajea la esponja hasta que quede suave

Con la esponja Konjac no es necesario utilizar limpiadores o desmaquillantes. Pero eso depende de cada una y del tipo o la cantidad de maquillaje que utilices. Yo os cuento mi rutina y después tú lo adaptas como mejor te vaya.

Por las mañanas, después de lavarme la cara, remojo con agua caliente la esponja y me dedico 2 ó 3 minutos a masajear el rostro, suavemente y con movimientos circulares, siempre hacia afuera.

Es una sensación muy agradable, es como si el agua que contiene la esponja impidiera que la esponja tocara la piel. Te deja el rostro suave y te ayuda a regenerar la piel. 

Si os soy sincera, por las mañanas no lo hago siempre, requiere dedicarle algo de tiempo y la verdad es que recién levantada cuesta…

Pero por la noche no me lo salto nunca. Aunque no es necesario utilizar limpiador, yo me maquillo bastante y para que no se me ensucie demasiado, me desmaquillo previamente.

Una vez que termino de desmaquillarme utilizo la esponja para realizar una limpieza más profunda, y un masajito relajante que me deja la piel muy suave. Después del desmaquillante puedes usar un poco de limpiador o jabón en la esponja, pero poquito porque hace mucha espuma. Yo no utilizo nada y la verdad es que te hace una limpieza espectacular, sin necesidad de productos.

Es recomendable cambiar la esponja Konjac cada 2/3 meses, dependiendo del uso.

Parecía que iba a ser una entrada cortita, pero buscando información me ha parecido que debías saberlo todo sobre este descubrimiento. Ya nos contarás tu experiencia.

¡Gracias por llegar hasta aquí! Nos olemos en Caléndula.

Publicado el

Caléndula, la planta Maravilla.

Caléndula, la planta Maravilla.

caléndula
Calendula officinalis

En esta entrada os vamos a hablar de la Caléndula, Calendula officinalis ,”botón de oro” o “planta maravilla“. Su nombre científico proviene de las calendas, el nombre dado por los latinos al primer día del mes, debido a la frecuencia de su floración.

Se trata de una planta que ya era conocida por los hindúes,  árabes y los antiguos griegos por sus cualidades terapéuticas, como una hierba medicinal así como un tinte para telas, productos de alimentación y cosméticos.

El uso medicinal de la Caléndula es muy antiguo: una orden emitida por Carlomagno reclama a sus campos para que cultiven una serie de hierbas y condimentos incluyendo “solsequiam” (“que sigue al sol” ), identificada actualmente como Calendula officinalis

Propiedades cosméticas de la Caléndula.

Como siempre os recordamos, nos centraremos en las propiedades cosméticas de la planta, y en este caso más, ya que la Caléndula es comestible. Para que os hagáis una idea, tanto las flores, como los tallos y sus hojas se utilizan para hacer todo tipo de remedios en casa, en especial las flores sirven para tratar diversos problemas del sistema digestivo, como la gastritis, colitis, úlceras duodenales o hemorroides, tonifica el hígado y la vesícula biliar e incluso como colorante alimentario. Pero lo mejor será acudir a un especialista.

Propiedades.

Caléndula
Aceite de Caléndula Bio

Sus propiedades son: anti-inflamatorias, cicatrizantes, calmantes y regeneradoras. Os puede sonar de otros productos naturales que ya hemos tratado. En realidad coincide con muchos, aunque nosotros recomendamos los productos con Caléndula para tratar las pieles más sensibles y delicadas, como la de los bebés o personas mayores. 

De la misma familia que el Árnica (componente principal en nuestro Contorno de ojos.), la Caléndula comparte sus propiedades cicatrizantes y anti-inflamatorias. Es desinfectante y anti-bacteriana.

Utilizada en pomada es muy útil en el tratamiento de picaduras de insectos, pequeñas heridas o quemaduras. Aunque quizás tengamos otros productos más efectivos para estos casos.

Para lo que no tenemos otra indicación mejor es para tratar pieles sensibles. Los productos que contienen Caléndula o su aceite puro (enriquecido con Vitamina E como el que ofrecemos en tienda) destacan por su poder regenerador y regulan las pieles sensibles.

Disminuyen los síntomas de la dermatitis, actúa contra la descamación de la piel, el picor, enrojecimiento o inflamación. Es muy recomendable su uso en productos para las pieles delicadas de los bebés como jabón de baño o aceite para masaje.

Está indicada para el tratamiento regenerador y nutritivo de pequeñas llagas o rozaduras formadas en personas que, por desgracia, deben permanecer mucho tiempo postradas. Mejorando también la circulación cutánea y aportando elasticidad a la piel.

Su efecto calmante es ideal para nutrir e hidratar nuestra piel después de tomar el sol, y sus propiedades cicatrizantes ayudarán a regenerar la piel dañada si ha sufrido quemaduras solares.

Caléndula morada

Esta flor nos encantó como nombre para nuestra aventura, allá por el 2013. Después descubrimos más aspectos que coinciden con nuestra filosofía empresarial: es una planta humilde, que nace de una tierra seca y pobre, necesita sol y florece en cualquier época del año para ofrecernos todos sus beneficios. Como curiosidad os diremos que el grafismo de nuestro logo es media caléndula morada.

Esperamos que estos consejos os sean útiles. Un saludo y… ¡Nos olemos en Caléndula!

(Imagen “Caléndula morada” de flowerpicturegallery.com )